La Palma: lo peor está por llegar

La Palma: lo peor está por llegar

El volcán de Cumbre Vieja en la isla de La Palma dio unas horas de respiro este lunes, cuando dejó de echar magma y cesaron los terremotos. Sin embargo, por la tarde volvió a rugir y comenzó de nuevo a expulsar lava.

Con ello, el magma se ha vuelto menos viscoso, lo que favorece que recorra la distancia sobre la colada ya formada a mayor velocidad.

Por esa razón, y ante la incertidumbre de lo que pueda suceder, El Cabildo de La Palma ha anunciado la prohibición de acceso a ciertas zonas. Más concretamente, a las viviendas de las áreas evacuadas para que los habitantes recojan sus enseres.

Por otro lado, los agricultores con fincas situadas en Puerto Naos, El Remo y Las Hoyas con turno para regar podrán hacerlo. Sin embargo, sólo podrán hacerlo por el núcleo de Jedey.

Además, el personal técnico de la corporación será el encargado de limpiar de cenizas los inmuebles evacuados.

La prioridad del Cabildo es evitar cualquier riesgo para la población. De ahí que refuerce la limpieza de las carreteras y vías de emergencia.

Hasta el momento, la erupción del volcán de Cumbre Vieja ha provocado la evacuación de alrededor de 6.000 personas. Sobre todo en los municipios de Los Llanos de Aridane y El Paso.

Asimismo, ha confinado a otras 300 en la costa de Tazacorte previendo que la lava llegue al mar y provoque problemas de salud por inhalación de gases.

Por último, los expertos señalan que esas pausas en las erupciones forman parte del proceso normal. Una de las posibilidades era que se hubiera producido un tapón en el cono.

Con todo, insisten en que es habitual que se produzcan pausas después de días de erupción constante y que luego el volcán se reactive. Avisan de que la erupción puede durar meses. Por ahora, este volcán ha expulsado en una semana la misma cantidad de lava que el Teneguía en un mes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.