La erupción puede durar meses

La erupción puede durar meses

Estamos “solo en la primera fase” de la erupción del volcán de Cumbre Vieja que el pasado domingo empezó a expulsar lava después de días de terremotos.

Es el pronóstico de José Mangas, catedrático de Geología de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, en una entrevista en La Razón.

Experto en la materia, como científico se muestra admirado por lo que está sucediendo con esta erupción del volcán en La Palma. Sin embargo, como canario, “siento una profunda tristeza por las personas que lo han perdido todo”.

Así de claro. Sentimientos encontrados ante unos acontecimientos que para cualquier geólogo o estudiante de la materia es una oportunidad única.

Podría haber más fisuras

La lava está arrasando con todo a su paso, pero, advierte Mangas, esto no es más que el principio. Como experto, explica que “no se puede descartar que se produzcan nuevas fisuras en la Cumbre Vieja. Todo dependerá de la presión de gases que tiene la cámara magmática del volcán, que está entre 5 y 15 kilómetros de profundidad”.

Se llama ‘edificio’ al espacio que ocuparía la isla de La Palma si la imaginamos como una pirámide. Pues bien. Este ‘edificio’ tiene 6,5 kilómetros de altura, de los cuales 2,5 km están sobre el nivel del mal y los otros 4 km por debajo.

La isla se aposenta sobre la corteza oceánica. Ahí se encuentra el magma estancado que se expulsa a la superficie por la presión de los gases. Es decir, son miles de litros cúbicos de líquido magmático a una temperatura de 1.300 grados.

Esta primera erupción expulsa el primer flujo lávico

Según el catedrático, ahora se está en la primera fase. Llevamos tres días de erupción. Lo que el volcán está expulsando es el “primer flujo lávico”. Tratar de saber cuánto va a durar el proceso y cuántas fases habrá depende del material que ahora está saliendo y forma la colada de lava.

“No sabemos cuánto va a durar, pero las últimas [erupciones estrombolianas] en la zona nos indican que la situación puede alargarse de uno a tres meses”, apunta.

Además, avisa, podría afectar a más zonas de la isla, e incluso a la Península. “La primera lava que sale lo hace desde el centro volcánico y es la que está más caliente. Por ello, la colada volcánica se ha desplazado muy rápidamente en las primeras 24 horas”, indica.

Ahora bien. A medida que la colada se aleja de las bocas eruptivas, se va enfriando. Con ello, “aumenta su viscosidad y va más despacio”. Puede que, incluso, “se paralice en algún momento en aquellas áreas sin pendiente”.

La nube tóxica podría llegar a la Península esta misma semana

Entretanto, continuará destruyendo todo a su paso. De hecho, señala, el Cabildo prevé que destruya el doble o triple de lo que ha destruido ya, en sus palabras.

Así las cosas, continua explicando, “cuando la lava toca el mar, se evapora el agua y se forman grandes columnas de humo ricas en clorhídrico y fluorhídrico”. Son corrosivas para las personas, apunta.

Sin embargo, todo va a depender de las características del magma que ha salido y de la cantidad de colada que llegue al mar. También, del tiempo que tarde en alcanzar el agua. Las previsiones apuntan a que la nube tóxica podría tocar la Península en esta misma semana.

Solidaridad con los afectados

En este punto, Mangas se detiene, para concluir, y lanza un mensaje de solidaridad. Tras señalar que el Plan de Emergencias de Canarias ha funcionado bien, no es suficiente con haber evacuado a más de 6.000 personas.

Ahora hay que devolver a esa gente lo que ha perdido. Hasta que eso pueda hacerse, el experto reflexiona. “Si hemos sido capaces de acoger a inmigrantes en hoteles de 3 estrellas, también tenemos que serlo de dar un cobijo digno a estas personas”, pide.

Después llegarán otros momentos. “Luchar porque se les indemnice con suficiente dinero o medios como para que puedan tener una calidad de vida como la que tenían”, abunda. Y eso es lo “urgente”, concluye.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.