España expulsa a 27 diplomáticos rusos

España expulsa a 25 diplomáticos rusos

El Gobierno español ha decidido expulsar a al menos 25 diplomáticos y personal de la Embajada de Rusia en Madrid al considerarlos “una amenaza”. Por ahora, entre los expulsados no se encuentra el embajador.

Así lo ha anunciado José Manuel Albares, ministro de Asuntos Exteriores. Los diplomáticos que tendrán que salir de territorio español “representan una amenaza para los intereses de seguridad” de España, ha justificado.

Asimismo, por las “terribles acciones” de los últimos días en Ucrania, en alusión a la masacre descubierta en la ciudad de Bucha, cerca de Kiev.

A ese respecto, el ministro ha denunciado que se han cometido “crímenes de guerra que deben” investigarse “de forma inmediata y los responsables” castigados.

Precisamente, Naciones Unidas ha pedido que se abra una “investigación independiente” acerca de la masacre de civiles en esa localidad.

Otros socios europeos también expulsan a diplomáticos rusos

De este modo, el Ejecutivo español se suma a las medidas de varios socios de la Unión Europea. Algunos de ellos ya empezaron a expulsar a diplomáticos rusos la semana pasada por la invasión de Rusia en Ucrania.

Figuran entre ellos Eslovaquia, Irlanda, Países Bajos y República Checa.

Otros han comenzado este lunes, como Lituania que ha expulsado directamente al embajador ruso. Alemania, por su parte, ha anunciado la expulsión de 40 diplomáticos rusos, y Francia de 30.

Así, este martes han seguido esos mismos pasos Italia, con la expulsión de 30 ciudadanos rusos de la Embajada, y Dinamarca, con 15.

Por su lado, el Kremlin ha anunciado medidas recíprocas. María Zajarova, portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, ha avisado de que “Rusia dará la respuesta correspondiente”.

Entretanto, militares y civiles ucranianos siguen recorriendo la ciudad de Bucha, descubriendo multitud de cadáveres en calles y sótanos.

Ya se han descubierto más de 400 cadáveres, entre ellos, al menos, cinco en el sótano de un hospital infantil con signos aparentes de tortura.

Asimismo, unas imágenes satelitales han revelado la existencia de una gran fosa común en la localidad. Empezó a cavarse el 10 de marzo y llegó a su máxima extensión el 30, fecha en que las tropas rusas dejaron la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.