Zona catastrófica para las áreas afectadas por los incendios

Zona catastrófica para las áreas afectadas por los incendios

Este martes, el Consejo de Ministros declarará zona catastrófica los territorios afectados por los grandes incendios de este verano.

Entre ellos, el de Bejís (Castellón), que no se ha extinguido aún y que ha afectado a varios municipios.

Así lo ha anunciado Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en su visita a la zona afectada por el incendio en el término municipal de Teresa. Antes, se había reunido en Viver con los alcaldes de los municipios afectados.

Allí, recordó que este verano es el más cálido desde 1961, cuando arranca la serie histórica de Estadística. Desde 1916, si se tienen en cuenta las reconstrucciones climáticas.

Además, apuntó que se han calcinado más de 223.000 hectáreas que más de 270.000 personas tuvieron que desalojar sus hogares en toda España.

“Por desgracia, nos dice la ciencia que estos próximos veranos vamos a tener temperaturas más calurosas”, añadió. Destacó, asimismo, la emergencia climática, que “está y es más real que nunca”.

Debido a ello, apuesta por complementar la labor de extinción con otra de prevención. Por esa razón, pide el apoyo al real decreto ley con el que se aprueba medidas frente incendios forestales.

Previsiblemente, las Cortes Generales lo aprobarán el jueves, para lo que ha solicitado el respaldo de los grupos parlamentarios.

En ese sentido, dijo, pide “a los grupos parlamentarios que abandonemos cualquier tipo de lucha partidista y aprobemos lo que es de sentido común”.

“Las administraciones tenemos que pertrecharnos con mayores recursos y reforzar la cooperación institucional para hacer frente a un enemigo común que son los incendios”, sostuvo.

A su vez, Sánchez indicó que los incendios de “nueva generación” obligan a replantear la manera de trabajar en ellos.

Además, hizo hincapié en el “golpe psicológico” que representa para los vecinos de la zona un incendio como el de Bejís.

Al tiempo, lamentó la pérdida de bienes patrimoniales, enseres y biodiversidad que suponen.

De ahí que insistiera en la cooperación entre instituciones para “pertrechar los mayores recursos” en prevención y extinción contra el “enemigo común”, los incendios.

Con la declaración de zona catastrófica se liberan de fondos para aliviar la pérdida, especialmente, de bienes materiales.

Pese a todo, hay que celebrar que, como remarcó Ximo Puig, presidente de la Generalitat Valenciana, “ninguna persona ha padecido la certidumbre de la muerte”. Al menos en el de Bejís, no.

El Gobierno declara zona catastrófica la isla de La Palma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.