La UE contra Marruecos: “España no está sola”

La UE contra Marruecos: “España no está sola”

La crisis diplomática provocada por Marruecos ha llevado a que la UE vaya a someter a revisión su relación con el régimen alauí. Aunque por ahora no se van a congelar los fondos que el bloque comunitario destina para el control de la migración, todo puede cambiar.

Josep Borrell, Alto Representante de Política Exterior de la UE, se reunió este jueves con Naser Burita, ministro de Exteriores marroquí. Una portavoz de la Comisión Europea señaló que ambos mantuvieron “una discusión honesta”.

“Ahora la idea es debatir el partenariado con Marruecos”, añadió, una vez que se ha puesto en duda el deseo de mantener una relación privilegiada con la Unión Europea.

Desde Bruselas, fuentes diplomáticas sostienen que “hace falta que Rabat valore una relación tan rica y necesaria para la modernización y el desarrollo de Marruecos”.

Así, “veremos si el incidente de Ceuta tiene un impacto negativo en un camino que iba muy bien”, agregan.

Por ahora, el Ejecutivo comunitario advierte a Marruecos que “las fronteras españolas son las fronteras europeas”. Además, avisa al régimen marroquí de que repetir incidentes como el de Ceuta pone en riesgo la asistencia financiera de la UE al régimen alauí.

En ese sentido, Borrell aseguró en una entrevista en RTVE que “España no está sola. España forma parte de una Unión y esta Unión se moviliza para ayudar a España igual que hizo con Grecia hace unos meses”.

Millones de euros de la UE a Marruecos

Los fondos que recibe Marruecos son multimillonarios y se deben destinar, entre otros asuntos, al control de las fronteras. El jefe de la diplomacia europea recordó que, si esa ayuda llega, en parte es por la mediación española.

Aunque desde Bruselas detallan que “no se trata de hacer ninguna acción punitiva contra Marruecos”, la relación bilateral puede cambiar. Ésta se somete a la cooperación leal por ambas partes. “El coste político de lo ocurrido para Marruecos es evidente”, señalan.

Por su lado, fuentes españolas defienden “no entrar en una espiral de acción y reacción”. No se quiere ir más allá porque la reacción de las instituciones europeas cerrando filas frente a Marruecos ha sido muy positiva. “El mensaje ya ha quedado claro y no pensamos que haga falta nada más”, subrayan.

Sin embargo, desde la Comisión Europea están decididos a sacar rédito a la crisis. Así, pretende impulsar una política migratoria común y de control de fronteras compartido entre las autoridades nacionales y los agentes de Frontex.

Tal es así que Margaritis Schinas, vicepresidente del Ejecutivo comunitario, hace hincapié en que lo de Ceuta demuestra la urgencia de aprobar el acuerdo migratorio.

España lo rechazó, junto a los demás países mediterráneos por entender que el plan que presentó la Comisión es insuficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.