El TSJM autoriza que haya elecciones en Madrid

El TSJM autoriza que haya elecciones en Madrid

Habrá elecciones en Madrid el próximo 4 de mayo. Es lo que ha resuelto la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJM). Desestima la medida cautelar de suspensión solicitada por los letrados de la Asamblea madrileña.

Instaban al TSJM a suspender cautelarmente el contenido del Decreto 15/2021, de 10 de marzo por el que se disolvía la Cámara y se convocaban elecciones en Madrid.

A juicio del tribunal, la facultad de convocar elecciones queda “válidamente ejercitada desde el momento en que firma el decreto de disolución y convocatoria” electoral. Ello, “sin perjuicio de que la eficacia de esta convocatoria electoral se despliegue una vez publicado” en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid.

Isabel Díaz Ayuso, la presidente regional, firmó el decreto de disolución de la Asamblea de Madrid y convocó elecciones anticipadas el pasado miércoles.

Las elecciones en Madrid se celebrarán un martes

Reaccionaba de este modo a la presentación de una moción de censura conjunta de PSOE y Ciudadanos en la Región de Murcia. Por el temor a que en Madrid sucediera lo mismo y obviando el legítimo juego democrático, convocó elecciones para el 4 de mayo.

Pese a que lo justificó con el bien para la Comunidad, su actuación responde a intereses partidistas y particulares, no al bien de los ciudadanos. Los electores tendremos que arriesgar nuestra salud por el capricho y el juego antidemocrático de la presidente y su partido.

No hay que olvidar que Ayuso no ganó en 2019 las elecciones en Madrid. Sin embargo, la aritmética parlamentaria le permitió, y obligó, a contar con la formación naranja para formar Gobierno con el apoyo de Vox.

Tampoco conviene olvidar que la presidente regional no ha conseguido sacar adelante unos Presupuestos para la región, precisamente, porque la ultraderecha no se lo permitió.

Su objetivo, en cambio, desde el principio fue deshacerse de su socio en el Ejecutivo, más aún tras las constantes discrepancias con Ciudadanos. En especial, durante la primera ola de la epidemia, algo que ha venido reproduciéndose semana tras semana.

Además de disolver la Cámara, el mismo miércoles destituyó a Ignacio Aguado, su vicepresidente, y a todos los consejeros naranjas. La antidemocracia que destila Ayuso es paradigmática. Al final, va a llevar razón Pablo Iglesias cuando dice que en España no hay normalidad democrática.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.