La Comunidad de Madrid reconoce que querían ser ellos los que explotaran el éxito de vencer a la Covid-19

La Comunidad de Madrid reconoce que querían ser ellos los que explotaran el éxito de vencer al Covid-19

El Gobierno de la Comunidad de Madrid quería explotar, por motivos electoralistas, el éxito de controlar la epidemia de Covid-19. De ahí que varios consejeros estén acusando al Ejecutivo de la nación precisamente de eso.

Su intento ha salido mal tras semanas de incapacidad para frenar los contagios. Ahora, arremeten contra Salvador Illa, ministro de Sanidad, y contra el Gobierno de Pedro Sánchez en general.

Uno de esos consejeros es David Pérez, de Vivienda y Administración Local, quien en una entrevista en esRadio afirma que las medidas aprobadas por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) fueron “forzadas” y “apresuradas” para reivindicar el “encauzamiento” de la situación en Madrid, algo que, asegura “estaba sucediendo ya”.

Así, señaló que “el Gobierno de la nación ve que se está encauzando Madrid y no quieren que ocurra si no es por ellos; sino mérito de ellos en su infinita campaña de comunicación política. Se precipitó y lo forzaron, no nos dieron ni unas horas para estudiar los criterios técnicos”.

De nuevo, la derecha miente. Esos criterios fueron aceptados por Isabel Díaz Ayuso, la presidente regional, en su reunión con el ministro Illa el día previo a su aprobación por el CISNS.

Su negativa en el Consejo tan solo escenificó su incompetencia e inconsistencia. Se le escapaba la posibilidad de rentabilizar políticamente la victoria sobre el coronavirus vista su incapacidad y pereza.

Repitiendo como un mantra el discurso oficial del Partido Popular, Pérez insistió en lo dicho por Enrique Ruiz Escudero, el mordaz consejero de Sanidad, el mismo viernes. Los vecinos de las zonas básicas de salud antes restringidas pueden ahora moverse por toda la ciudad.

Madrid puede ampliar y ‘mejorar’ las restricciones

No sólo ya podían de facto, sino que la derecha vuelve a mentir y demuestra que no se han leído la orden ministerial. En ella, se deja claro que esas medidas son las mínimas a implementar. A partir de ahí las Comunidades pueden endurecerlas en el ejercicio de sus competencias. No solo retienen esas competencias, sino que pueden, y deben en su caso, ejercerlas.

Si no lo hacen, es porque no quieren, a la vez que despliegan un discurso victimista para que sea el Ejecutivo central quien aparezca como un opresor. Además, auguran el caos en Madrid y que en el futuro habrá “responsabilidades” por unas medidas “diseñadas para penalizar más” a la Comunidad madrileña.

“Ojalá hubiera dedicado más esfuerzos a ayudar a Madrid y menos para aislarnos y enfrentarnos a otras comunidades”, se lamenta el consejero. Sostuvo que el modelo del Gobierno autonómico pretendía “hacer el menor daño posible” a los municipios y a la economía de los mismos. Siempre la economía por delante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.