El Gobierno obliga a Ayuso a restringir la movilidad en Madrid

El Gobierno obliga a Ayuso a restringir la movilidad en Madrid

Isabel Díaz Ayuso, la presidente de la Comunidad de Madrid, tendrá que restringir la movilidad en diez municipios de la región a pesar de que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) no ha avalado por unanimidad el acuerdo al que llegó el Gobierno central con el Ejecutivo autonómico.

Salvador Illa, ministro de Sanidad, ha avanzado que se publicará una orden en el BOE para hacer “efectivas” las restricciones de movilidad. Serán de aplicación en todas las Comunidades Autónomas y en Ceuta y Melilla.

De este modo, el Gobierno de Ayuso tendrá que limitar las salidas y entradas en la capital y en otros nueves municipios de Madrid. Esas diez poblaciones cumplen con los criterios establecidos.

Votaron en contra de las restricciones Andalucía, Cataluña, Ceuta, Galicia, Madrid y Murcia, que igualmente tendrán que hacer la trasposición en sus respectivos boletines oficiales. El texto podrá ser “mejorado, completado o ampliado”, explicó el ministro.

Díaz Ayuso había aceptado las medidas en su reunión del martes con el Gobierno, pero luego dio marcha atrás, sin que “nadie” lo entienda, señaló Illa.

En ese sentido, apuntó que deberá ser la presidente madrileña quien dé las explicaciones oportunas de su cambio de parecer. A pesar de esa marcha atrás, el ministro dejó cristalino que tendrán que hacerse efectivas y cumplirse porque se publica en el BOE.

No obstante, no contempla que la Comunidad de Madrid no vaya a cumplir, por lo que se reservó avanzar qué hará el Ejecutivo central si no es así. “Hay ya una orden que se va a publicar en el Boletín Oficial del Estado, que es fruto de una decisión colegiada, y que tiene que hacerse efectiva”, aseguró.

El Gobierno de Madrid sigue retando al de España

No está claro si Ayuso seguirá desafiando al Gobierno de la nación, pero continúa exigiendo al Ministerio “criterios objetivos y claros”. Más claros no pueden ser y así quedaba reflejado en el acuerdo alcanzado y del que luego la presidente madrileña se ha desmarcado caprichosamente.

Vuelve a tensar la cuerda y se ponen de nuevo sobre la mesa las posibilidades que el Ejecutivo central planteaba antes del martes. Entre ellas, intervenir la Comunidad en aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Pero antes, Illa prefiere imponer las medidas mediante la ley de Salud Pública o el decreto de nueva normalidad. Incluso, decretar el estado de alarma.

Ayuso ha hecho saltar por los aires el “espacio de cooperación reforzada” creado tras su reunión con Pedro Sánchez. Queda, a estas alturas, poco margen de maniobra, pero a la presidente le ocurre igual.

Con sus alocados vaivenes, no sería de extrañar que en esta mañana volviera a pedir una reunión con Sánchez para hacerse una nueva foto. Obsesionada, crece su incompetencia e incapacidad y no parece que alguien en el seno del Ejecutivo regional sea capaz de frenar sus locuras mientras el coronavirus sigue expandiéndose. Tal vez sea la hora de adoptar medidas menos laxas que hasta ahora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.