Ampliar el mecanismo ibérico con un límite más alto en la UE

Ampliar el mecanismo ibérico con un límite más alto en la UE

La Comisión Europea baraja que el mecanismo ibérico se extienda a toda la Unión Europea poniendo el límite entre 100 y 120 euros por MWh.

Este sería un techo menos exigente que el que se aplica en España y Portugal y que se sitúa en una media de 48,8 euros.

Con ello, Bruselas calcula que se podrían ahorrar 13.000 millones de euros en todo el bloque comunitario.

La ‘excepción ibérica’, modelo para reformar el mercado energético

Según el documento de trabajo del Ejecutivo europeo, “sumar este mecanismo por encima del tope inframarginal produciría así un beneficio neto de aproximadamente 13.000 millones de euros sobre los 70.000 millones del tope inframarginal”.

De este modo, además, se produciría un “efecto beneficioso sobre la inflación”, aunque existiría el riesgo de un incremento del consumo de gas.

Esto es justo lo contrario del objetivo de lograr la búsqueda de fuentes alternativas después de romper con Rusia por la invasión de Ucrania.

Por tanto, la ideal sería fijar un precio máximo. Eso sí, “lo suficientemente alto para que la energía hagas no se vuelva más atractiva”, que producir electricidad con fuentes alternativas.

Así, los servicios comunitarios coinciden en que ese límite se sitúe en los citados 100 y 120 euros por MWh.

Von der Leyen propone aplicar la ‘excepción ibérica’

El objetivo es el “equilibrio” de la efectividad de una medida como ésta pero sin animar a priorizar al gas frente a tecnologías alternativas.

Asimismo, el documento remarca que, en la actual situación, esta medida no tendría impacto con un precio del gas de unos 60 euros el MWh.

Por otro lado, se valoran los riesgos, entre los que figura que podría dispararse el consumo. Entre las causas de ello, el incremento de los flujos de electricidad subvencionada a vecinos extracomunitarios, como es el caso de Reino Unido o Suiza.

A ello se sumaría el aumento dentro del bloque comunitario. En consecuencia, se podrían producir un “volumen de consumo adicional de gas de entre 5.000 y 9.000” millones de metros cúbicos.

Respecto al coste para cada Estado y sus consumidores, Bruselas señala que eso dependerá de la cantidad de centrales eléctricas de gas tenga cada país.

A mayor número de centrales, mayor será el coste. “Este sería el caso, por ejemplo, de Alemania, Países Bajos e Italia”, apunta el documento.

Estos tres países son los más reticentes a ampliar el mecanismo ibérico a todo el bloque, mientras que Francia sería “el mayor beneficiario”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *