Trump no garantiza que deje la presidencia pacíficamente

Trump no garantiza que deje la presidencia pacíficamente

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, evitó ayer miércoles comprometerse a garantizar una transición de poder pacífica en caso de perder las elecciones, que tendrán lugar en noviembre. Trump, reavivó, así, las preocupaciones de varios sectores que temen que no renuncie a su cargo tras los comicios.

“Bueno, vamos a tener que ver qué pasa”, ha señalado Trump cuando lo interpelaron directamente sobre si se comprometería a garantizar una transición pacífica.

Y ya está buscando excusas. La más consistente es la de las papeletas electorales para el voto por correo. Trump ha insistido en su aseveración de que, si las elecciones se llevan a cabo por correo, estarán plagadas de “fraudes”.

“Me he quejado firmemente sobre las papeletas y las papeletas son un desastre”, ha arremetido el presidente, durante una rueda de prensa celebrada en la Casa Blanca.

“Deshazte de las papeletas y (…), francamente, no será un desastre”, ha agregado, asegurando que, en tal caso, “habrá una continuación” y reiterando que “las papeletas están fuera de control”.

Los demócratas estadounidenses temen que Trump pueda utilizar el poder que le confiere la Presidencia del país norteamericano para aferrarse al poder.

Habrá que fumigar a Trump del Despacho Oval

Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, incluso sugirió que Trump tendría que ser “fumigado” del Despacho Oval, si se niega a aceptar los resultados de los comicios.

No es la primera vez que el presidente estadounidense, que ha admitido que el resultado de las elecciones podría ser “ajustado” desliza un comentario parecido. De hecho, ha llegado a bromear, según él, con la idea de permanecer en la Casa Blanca más allá de los dos mandatos presidenciales que autoriza la Constitución del país.

En cuanto a unas elecciones en las que se prime el mecanismo del voto por correo, Trump ha pronosticado que serían “las más fraudulentas de la historia”, algo de lo que ha avisado desde hace meses sin aportar prueba alguna, según sus críticos y analistas electorales.

Mientras tanto, se espera el primer debate entre Biden-Trump, a celebrar el próximo 29 de septiembre.

La comisión ha avanzado que los seis segmentos estrella son “los registros de Trump y Biden”, “la Corte Suprema”, “el covid-19”, “la economía”, “raza y violencia en las ciudades” y “la integridad de la elección”. Ahora, también se espera que las papeletas electorales, tengan un hueco en el debate.

Biden se queda con el voto latino

“Sé cómo manejar a los matones, lo averiguaremos”, dijo Biden en su campaña, para recaudar fondos, este mes. “Espero que no me engañen para pelear con este tipo. Va a ser difícil porque predigo que va a estar gritando”.

En un principio, y según los sondeos, el voto Latino apoyará a Biden con un 62%, frente al 26% que lo hará por Donald Trump.

También ha anunciado su apoyo, la viuda del exsenador estadounidense John McCain, que se ha desmarcado de la línea republicana, para anunciar que votará por el demócrata Joe Biden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.