El PSOE denuncia la explotación y la pobreza en el mercado laboral

Según el Gobierno, se han firmado un 32% más de convenios desde 2012.
Durante la sesión de control al Gobierno, y en respuesta a la pregunta de la diputada socialista Elvira Ramón, Fátima Báñez, ministra de Empleo y Seguridad Social, han puesto en valor, desde su criterio, los beneficios de la reforma laboral de 2012, que ahora cumple seis años. Así, se han negociado 10.817 convenios colectivos y se ha mejorado la negociación colectiva, flexibilizándola y permitiendo que, según sus datos, se hayan salvado 355.000 empleos. Respecto a los salarios, Báñez argumentó que “han subido más las rentas salariales que los beneficios empresariales” y que el crecimiento permite incrementos salariales mientras aumenta la productividad económica. La ministra sólo se responsabiliza de aumentar el salario mínimo, eludiendo cualquier responsabilidad respecto a los salarios que, dijo, “se fijan en la negociación colectiva”. El salario mínimo subió un 8% en 2017, y se tiene prevista una subida, supeditada a un aumento mínimo del PIB y de la Seguridad Social, de hasta el 20% para 2020.
Obtuvo una contundente respuesta por parte de la diputada y portavoz laboral del PSOE, Rocío de Frutos, quien ha puesto en duda los beneficios de los que ha presumido la ministra. “Usted se ha venido con sus datos. Nosotros le venimos con la verdad”, acusándola de favorecer “el trasvase de rentas hacia ciertos sectores empresariales” y de “gobernar contra la mayoría de trabajadores”. “Lo único que han hecho es llevar el empleo a niveles desconocidos de explotación, de pobreza, que no habíamos visto, y asentar la idea en la empresa de que todo vale para obtener beneficios”, responsabilizando al gobierno de los bajos salarios. A su vez, la diputada socialista recordó que gracias a la reforma las empresas han podido bajar de forma unilateral los sueldos, descolgarse de los convenios o despedir trabajadores aun dando beneficios: “Esas mismas empresas han contratado trabajadores, porque realmente los necesitaban, a través de las empresas multiservicios, que a su vez negociaban convenios más bajos en base a la prioridad de su convenio de empresa, y contrataban a sus trabajadores en régimen de autónomos”.

Precariedad y temporalidad, resultado de la reforma de 2012
A su vez, Elvira Ramón, aseguró que la reforma cumplió el “necesario contrapeso para equilibrar las relaciones laborales entre empresarios y trabajadores”, exigiendo la derogación de la reforma y negociar un nuevo Estatuto de los Trabajadores. “Se lo dijimos hace seis años y, lamentablemente, tuvimos razón: su reforma laboral sólo iba a traer precariedad, temporalidad, fraude y abuso empresarial”. El también socialista Salvador de Encina dirigió su intervención de nuevo a la precariedad del empleo, en especial entre los jóvenes, un trabajo precario que en muchas ocasiones lleva a la emigración, comparando la situación con la vivida tras la Guerra Civil. La Comisión Europea, esgrimió, advierte de que entre octubre y diciembre de 2017, “porque no encuentran condiciones dignas de trabajo” más de 120.000 jóvenes abandonaron la búsqueda de empleo o emigraron, por lo que reclamó “un pacto de rentas y de empleo joven” que garantice “empleo de calidad y salarios dignos” así como luchar contra los falsos autónomos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.