Junqueras exige amparo al Tribunal Constitucional

Si no prospera el recurso, acudirá a Estrasburgo.
Ayer fue presentado un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional por parte de la defensa de Oriol Junqueras, presidente de ERC, en el que pide que se suspenda la prisión provisional decretada por el Tribunal Supremo, además de solicitar que se tramite “de forma urgente para evitar daños irreparables”. La defensa del líder republicano apela a que se reconozcan sus derechos fundamentales a la libertad, a la libertad ideológica, el derecho la defensa, para presunción de inocencia, al juez ordinario predeterminado por la ley, a la legalidad, a la participación y representación políticas, a una tutela judicial efectiva y a un proceso con garantías plenas. Además, señala que este recurso es “el agotamiento de la vía interna que reclama la Carta Europea de Derechos Humanos para el acceso a la jurisdicción del Tribunal Europeo de Derechos Humanos”.
De acuerdo con el recurso presentado, la defensa argumenta que se ha dictado prisión provisional para su defendido por parte de un tribunal sin competencias para ello: “No tiene competencia de una para investigar o enjuiciar los hechos que se le atribuyen”, razonando que, en base al Estatut, es el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya a quien competen las causas contra los diputados del Parlament y que el Tribunal Supremo sólo puede juzgarlos si los hechos penales han sido ejecutados fuera de territorio catalán. Puesto que se están atribuyendo a su defendido los delitos de rebelión, sedición y malversación, aunque asegura que no se han cometido, en cualquier caso habrían sido en Cataluña: “Si dichos delitos se consuman con el alzamiento legalmente descrito, tales presuntos alzamientos se habrían producido en Barcelona y otros lugares de Catalunya”.

Se vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva
La defensa mantiene que la razón de que el Supremo lleve la causa contra el líder republicano es “alterar el sistema legal de competencias y buscar por el ministerio fiscal un foro más proclive a sus pretensiones”, por lo que se vulnera el derecho a la tutela judicial efectiva, un proceso comprendas garantías, el juicio justo y el derecho a doble instancia penal. Además, entiende que la prisión preventiva atenta contra el derecho de su defendido a la libertad, una restricción que “debe siempre adoptarse de forma excepcional”, y que, en el caso del republicano, se ejecuta a 650 kilómetros de su familia. Al no ser candidato a la presidencia de la Generalitat, la defensa de Junqueras rechaza el argumento del Supremo para mantenerle en prisión por el riesgo de reiteración delictiva: “¿Por qué habría mi mandante de comportarse de forma distinta atendiendo al panorama político actual en el que no existen condiciones para esa supuesta reiteración ni voluntad de mi mandante ni de su partido político de ejecutar acto ilícito alguno?”
El recurso de amparo presentado mantiene que la prisión provisional puesta “destruye los derechos políticos de un parlamentario y de los de la ciudadanía a quien representa”, añadiendo que sólo se puede suspender la condición de diputado mediante una sentencia firme por una pena de privación de libertad que impida la asistencia del condenado a los plenos, basándose en el Reglamento del Parlament, afirmando que de este modo se vulnera el derecho sufragio pasivo del candidato y el de sufragio de los ciudadanos que lo votaron. Llegado a este punto, la defensa sostiene que se está castigando “la ideología” de su defendido y que la Constitución no prohíbe ni pone límites al debate político, por lo que, entienden, se impone una interpretación de la más alta norma. “No se está enjuiciando la comisión de unos presuntos ilícitos penales, si no las ideas independentistas de mi representado un aunque pueda generar incomprensión entre las personas que legítimamente defienden la unidad de España, es evidente que no constituye delito alguno pretender modificar el principio de unidad política”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.