“Las mascarillas de tela son como los preservativos de ganchillo”

“Las mascarillas de tela son como los preservativos de ganchillo”

Desde que se hizo obligatorio el uso de mascarillas en todos los espacios abiertos y cerrados se abrió el debate de cuáles son las adecuadas y el coste que supone para las familias. Incluso, el Gobierno tuvo que fijar un precio máximo para evitar el abuso en las primeras fases de la desescalada cuando apenas había en el mercado.

Todos conocemos las recomendaciones del Ministerio de Sanidad acerca del tipo de mascarillas y para qué uso. Así, se recomiendan las higiénicas para las personas sanas, las quirúrgicas para quienes han dado positivo y las EPI para los profesionales sanitarios y personas que estén en contacto con contagiados.

En todo caso, deben cumplir la normativa UNE, que establece los materiales, el diseño, el modo de confección y el marcado. Se descarta la mascarilla de tela a las que se incorpora un filtro al no haber sido homologada.

La Cadena Ser abunda en este asunto y para ello consultó con Alfredo Corell, catedrático de Inmunología por la Universidad de Valladolid.

El experto señala que “aunque en un primer momento se creía que eran solo dos las vías de contagio del virus, ahora se sabe que hay tres. Al principio se dijo que las vías eran por la gotículas que se exhalan por la respiración y por el contacto con objetos donde estas pudieran haberse depositado.

Ahora, la OMS, tras pedírselo un grupo de más de 200 especialistas, admite que hay una tercera vía, que son los aerosoles. Al final, entre gotículas y aerosoles, todo depende del tamaño de esas gotitas que exhalamos al respirar, cantar, hablar, etc. Las gotículas tienen un tamaño de más de 5 micras, mientras que el de los aerosoles es menor.

Las gotículas son retenidas por las mascarillas

Corell explica que las mascarillas retienen esas gotículas que exhalamos. “Su principal indicación es para proteger a los demás de mí, en el caso de que yo estuviera contagiado”, indica.

Pero la OMS reconoce que el virus puede transmitirse en gotas más pequeñas que traspasan ese filtro. “Al llevar todos mascarilla, aunque nos lleguen estos aerosoles -que pueden traspasar la protección de nuestro interlocutor, también existe un efecto barrera de mi propia mascarilla que me va a proteger a mí”, abunda el experto.

Además, una hipótesis que aún se estudia en la Universidad de San Francisco apunta a que el efecto filtro al inhalar el virus tamizado por la mascarilla produce que las personas generen respuesta inmunitaria y pasen la Covid-19 de manera asintomática puesto que reciben menos carga vírica.

“Para llegar a esta conclusión han utilizado la misma lógica de la variolización, la precursora de las vacunas actuales”, explica Corell.

Así, en varios hospitales en el País Vasco y en la Comunidad Valenciana, no dejan entrar a los portadores de una mascarilla de tela. No es posible controlar que sean homologadas o que no se hayan utilizado más del tiempo recomendado.

Es precisamente una farmacéutica de Alzira (Valencia) quien da el titular. Mila Domingo, que así se llama, pone como ejemplo otras protecciones no son efectivas. “Las mascarillas de tela son como los preservativos de ganchillo”, asegura.

Los aerosoles pasan por el poro

Esto es porque, señala, porque el poro de este tipo de protección “es muy superior al del virus. Así que, si estamos en contacto con el coronavirus, lo vamos a inhalar tal cual”.

Abunda en que “si todos llevásemos mascarillas quirúrgicas, no nos contagiaríamos porque todos llevamos la protección de no contagiar. Pero, si hay gente que lleva mascarillas que no valen para nada, no solo se contagian ellos sino que, además, contagian a los demás”.

Igual importancia tiene cómo se coloca la mascarilla y en ello insiste Corell. No sólo deben cubrir la nariz y la boca, sino que no deben quedar huecos en ninguno de sus lados. “Tiene que estar muy bien adaptada a la nariz –con la barrita metálica-, no debe haber huecos en los carrillos ni por debajo de la barbilla”.

En cualquiera de los casos, la mascarilla que use la población sana, y hay que comprobarlo, debe cumplir la norma UNE 0064 (no reutilizables) o UNE 0065 (reutilizables).

“Eso nos asegura una capacidad de filtración y una buena respirabilidad. Con este tipo de mascarilla tenemos cubierta la mayor parte de las situaciones de interior. Pero hay que tener en cuenta que duran cuatro horas y que algunas son de un solo uso”, concluye el experto. Por supuesto, nada de usar mascarillas higiénicas de tela con filtro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.