Llega el ‘euro digital’

Llega el euro digital

Ya anticipamos que la Unión Europea estaba valorando adelantar la llegada del euro digital, más aún con lo sufrido por la epidemia. Todo lo digital está cobrando especial importancia y las monedas, el dinero en general, no quedará al margen.

Los primeros en esa carrera van a ser, sin duda Japón y China, a los que seguirá Estados Unidos. Poco después lo hará el bloque comunitario. En palabras de Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE): “El euro digital no es una opción, es algo que tenemos que hacer”.

Así, la ‘virtualización’ de la divisa común de la UE resulta “cada vez más relevante”, señaló en una entrevista divulgada en la web del BCE. Y es que la epidemia de coronavirus ha precipitado todo y su aceleración es ya una necesidad.

Ya era una de las prioridades de la Comisión Europea y de la autoridad monetaria del bloque comunitario. Ahora, ya se estudian la “posibles implicaciones para la estabilidad financiera y para la política monetaria” de este tipo de activos.

La idea es materializarlo en los próximos cuatro años. Es decir, que el Parlamento Europeo apruebe la nueva divisa a lo largo de junio y se pueda poner fecha para su arranque: 2025.

Ya se han recogido 8.000 respuestas de una consulta pública llevada a cabo en este sentido. Las conclusiones las tendrán los eurodiputados en las próximas semanas.

El Parlamento Europeo debe primero aprobar el euro digital

Lo previsible es que la Eurocámara dé luz verde a principios de verano, con lo cual, el comité ejecutivo del BCE continuará con ello. Asimismo, los 19 Estados de la eurozona deberán pronunciarse también.

Visto lo visto y cómo evolucionan los proyectos en China, Japón, Estados Unidos, Australia o India, el euro digital nacerá en poco tiempo. Una de las dudas a resolver es la tecnología que se empleará: blockchain o Distributed Ledger Technology (DLT).

A ese respecto, De Guindos avisa: “No es trivial en cuanto a las posibles implicaciones para la estabilidad financiera y para la política monetaria. Tendremos que calibrar este proyecto para minimizar las consecuencias negativas que pueda tener”.

Así las cosas, en breve se reunirán en Washington los representantes de seis bancos centrales y del Banco de Pagos Internacionales. Consensuarán las actuaciones y estándares para crear de sus propias CBDC (Central Bank Digital Currency).

Entre los asuntos más polémicos, lo relacionado con la interoperabilidad de los sistemas para hacer pagos internacionales entre bancos. Y que todos sean seguros. Hecho esto, se habrán puesto las bases. El resto, a continuación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.