El Ejército toma las calles de Líbano

El Ejército toma las calles de Líbano

Después de que el Ejército se haya desplegado en Beirut, la capital de Líbano, los manifestantes, que habían asaltado varios ministerios, han empezado a desalojarlos. En la tarde de anteayer, en el marco de las protestas del llamado Día del Juicio, centenares de personas habían tomado distintas ministeriales.

El balance de los disturbios arroja un agente de Policía muerto y 238 heridos. Los manifestantes protestan contra la corrupción y la negligencia del Gobierno del país por la gestión económica y la respuesta contra la epidemia de coronavirus. La libra libanesa, moneda del país, se ha desplomado en los últimos meses.

En ese sentido, ya desde mayo vienen sucediendo movilizaciones en un clima social tan sumamente encrespado que ha puesto a Líbano al borde de otra guerra civil. Entretanto, la Covid-19 sigue su avance por el país, con 272 nuevos contagios, ayer, y cuatro fallecidos.

A ello se une la enorme explosión, este pasado martes, en el puerto de Beirut, con un balance de 158 muertos y más de 6.000 heridos. Precisamente, este último hecho se ha convertido en el símbolo de la negligencia y la corrupción ya endémica del Gobierno del país.

La gigantesca explosión se produjo en unas naves en condiciones deplorables de conservación. Allí, de acuerdo con las investigaciones preliminares, se almacenaban 2.750 toneladas de nitrato de amonio. Éste es un compuesto altamente inflamable.

Esa ingente cantidad de la sustancia se le incautó en 2014 al buque Rhosus, propiedad de un empresario ruso y con bandera moldava, por no pagar las tarifas portuarias.

Por otro lado, fuentes oficiales informan de que el agente fallecido pertenecía a la Policía antidisturbios. Perdió la vida al enfrentarse a los manifestantes que ocupaban el Hotel Grey de la capital libanesa.

El Ministerio del Interior de Líbano no aclara cómo murió el agente

Posteriormente, las Fuerzas de Seguridad Nacional de Líbano comunicaron que estaba prestando ayuda a varias personas atrapadas en el hotel, siendo “atacado por alborotadores”. El Ministerio del Interior, en cambio, sólo menciona que el agente cayó al vacío, sin aportar más detalles.

Asimismo, 63 personas han necesitado hospitalización, mientras, según Cruz Roja en un último balance, 175 fueron asistidas in situ.

Por otra parte, el Ministerio de Energía fue desalojado tras unos minutos de negociaciones de los manifestantes con la Policía. Lo mismo ha sucedido en la sede de Exteriores. Allí, los ocupantes desplegaron una pancarta con el mensaje “Beirut, capital de la revolución” y otro que reza “Beirut, ciudad sin armas”.

Este último hace alusión al partido-milicia chií Hezbolá. Muchos de los manifestantes culpan a este grupo armado de encrespar la situación por mantener su presencia armada durante las movilizaciones.

Otro de los ministerios asaltados fue el de Economía, desde el cual los ocupantes arrojaron un retrato de Michel Aoun, presidente libanés. Igualmente, asaltaron las sedes de Comercio y Medio Ambiente, así como la sede de la Asociación de Bancos de Líbano.

“El número de manifestantes en el centro de Beirut ha disminuido significativamente ante el fuerte despliegue de las fuerzas de seguridad y del Ejército”, señalan testigos del portal Naharnet.

Para apaciguar el ambiente, Hasán Diab, primer ministro del país, ha propuesto la anticipación de las elecciones legislativas. “Estoy preparado para asumir la responsabilidad del Gobierno durante los dos próximos meses hasta que todos los partidos acuerden la próxima fase a seguir. El lunes convocaré al Consejo de Ministros para organizar estas elecciones anticipadas”, anunció en un discurso.

Coincidiendo con la opinión de los manifestantes, Diab añadió que “la explosión que sacudió al puerto se produjo debido a la corrupción”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.