Estados Unidos prohíbe importar petróleo y gas rusos

Estados Unidos prohíbe importar petróleo y gas ruso

Enmarcado en las sanciones a Rusia por la invasión de Ucrania, Estados Unidos ha decidido, en solitario, vetar la importación de petróleo y gas del país.

El propio Joe Biden, presidente estadounidense, ha hecho del anuncio de la prohibición. Al ir en solitario, asume que otros países aliados, como el caso de la Unión Europea, no pueden adoptar todavía una medida como ésta.

Además, prohíbe también la importación de carbón procedente de Rusia. “No subvencionaremos la guerra de Putin”, ha señalado el inquilino de la Casa Blanca en una comparecencia.

Asimismo, defendió continuar incrementando la presión sobre Rusia después del “paquete de sanciones económicas más significativo de la historia”.

En ese contexto, el mandatario estadounidense ha desgranado algunas de las medidas ya adoptadas contra Rusia por parte de Estados Unidos.

A su vez, anunció que aumentará la producción de petróleo para paliar el progresivo aislamiento energético.

“Defender la democracia tendrá costes” para los ciudadanos estadounidenses, sostuvo. “La guerra de Putin ya está afectando a las familias de Estados Unidos en el depósito de combustible”, apuntó.

Se refería, así, a la subida de hasta 75 centavos el precio de los combustibles que “irá a más”, previsiblemente. En ese sentido, Biden aseguró que va a “hacer todo lo posible para minimizar el aumento de precios”.

Al tiempo, advirtió a las empresas de que el escenario actual no puede ser una excusa para subir los precios más allá de lo razonable.

Estados Unidos depende menos que Europa del crudo ruso

Cabe recordar que Estados Unidos y la Unión Europea han actuado casi al unísono en materia de sanciones desde que Putin reconoció las regiones separatistas del Donbass y la invasión de Ucrania.

Sin embargo, en esta ocasión Washington se ha limitado a e informará a sus aliados de este último paso. Sabía que tenía que ir en solitario si su intención era actual ya.

En definitiva, Estados Unidos depende menos que Europa de la energía rusa. El crudo que proviene de Rusia tan sólo supone el 3% de todos los envíos.

Así, en cualquiera de los casos, Biden se compromete a trabajar “estrechamente” con los aliados europeos para pergeñar una estrategia a largo plazo.

El objetivo final es reducir progresivamente la dependencia de la energía procedente de Rusia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.