Editorial “La inflación de todos los males”

Repunta la inflación en España como síntoma. La consecuencia de un cierto, aunque escaso y mal repartido, crecimiento. El fruto del incremento de los precios del petróleo y otros productos, de la persistencia durante un decenio de precios muy bajos y de la capacidad de la economía española para explosionar en términos de precios.
La Inflación se coloca por encima del salario medio pactado. Esto significa que los trabajadores perderán poder adquisitivo y que verán un año más cómo sus rentas no les da para pagar los mismos productos y servicios que el año anterior.
Al mismo tiempo la inflación anima al Banco Central Europeo a promover una subida de tipos que contenga el incremento de los precios. Elevación de la rentabilidad del dinero que dará lugar a un freno en el crédito y, por lo tanto, afectará a la demanda.
Pero la inflación de todos los males puede prevenirse y curarse. Un gobierno atento es un gobierno predecible. Y un gobierno predecible puede salvar la inversión, la demanda y las rentas de lo que hasta el momento es solo un pequeño incendio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.