La economía española irá mejor de lo previsto, según la OCDE

La economía española irá mejor de lo previsto, según la OCDE

Mejora en dos décimas la previsión de crecimiento de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) de 2021 para la economía española .

Así, el crecimiento del PIB de España se situará en el 5,9% al finalizar 2021. Además, la OCDE también eleva su pronóstico para 2022, con una expansión del 6,3%, frente al 4,8% previsto anteriormente.

Después de que la economía española sufriera una recesión sin precedentes en 2020, llegará un fuerte rebote del crecimiento del PIB. Así lo anticipa el organismo que dirige Ángel Gurría para este año y el que viene.

La recesión del pasado año se tradujo en una contracción del 10,8% del PIB debido a las restricciones y distintas medidas para frenar los contagios. Las características estructurales contribuyeron a una mayor vulnerabilidad de la economía de España.

Como ya pronosticara Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos, el PIB se recuperará a partir de la segunda mitad de 2021. Detrás de ello, el avance de la vacunación, que permitirá liberar la demanda acumulada.

Asimismo, el turismo irá recuperándose gradualmente y el plan nacional de recuperación impulsará la demanda. No obstante, la incertidumbre respecto a estas perspectivas es elevada.

La demanda interna impulsará la economía española

En ese sentido, avisa de un posible aumento de las insolvencias cuando se retiren las medidas de apoyo, incrementándose el riesgo de más préstamos morosos. Todo ello, pese a que la demanda interna pueda ser más fuerte de lo esperado.

Por ello, después de destacar la “rápida y eficaz” respuesta de la política fiscal, recomienda mantener los apoyos hasta que se consolide la recuperación. La OCDE reitera, a su vez, que las políticas de apoyo deben focalizarse.

Al tiempo, entiende que es necesario que se ejecuten sin más retrasos las ayudas directas para empresas con dificultades financieras. Sostiene que tienen grandes posibilidades de volver a ser rentables.

En ese sentido, concluye que “la reestructuración rápida de empresas viables con problemas temporales puede evitar su liquidación injustificada, y debe facilitarse en el ámbito extrajudicial para evitar que los procedimientos se demoren”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.