Comienza la desconexión del Reino Unido

Comienza la desconexión del Reino Unido

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE adoptaron ayer formalmente el acuerdo técnico negociado entre Londres y Bruselas.
“La Unión Europea a 27 ha adoptado el Tratado de Retirada y la Declaración Política sobre las relaciones futuras de la Unión Europea y Reino Unido”. Con estas palabras, Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, anunciaba la aprobación por unanimidad del acuerdo del Brexit. Tras la primera fase de esta cumbre, Theresa May, primera ministra británica, se unió al resto de los líderes europeos para una segunda reunión.

Comienza, así, el proceso de desconexión de Reino Unido, aunque quedan todavía pasos por dar. Entre ellos, que May consiga el beneplácito de Westminster, algo previsto para diciembre. Después será la Eurocámara en la que se pronunciara en febrero o marzo en un pleno, teóricamente, de trámite.

Han sido 17 meses de negociación y se pone, así, fin a una compleja relación de 45 años. “Creo que finalmente hemos encontrado el mejor compromiso posible”, indicaba Tusk en su carta de invitación a los Jefes de Estado y de Gobierno, felicitando los negociadores de los que dijo que han hecho un “buen trabajo”, un acuerdo “bueno y justo”, porque “nadie quería derrotar a nadie”.

El texto, de 585 páginas, es legalmente vinculante y establece los derechos de los ciudadanos después de la desconexión, fija el importe de la factura que Londres deberá pagar, en torno a 50.000 millones de euros, y, también, una solución de emergencia con el fin de que en el Ulster no se imponga una frontera dura si no se consigue a tiempo un acuerdo sobre las relaciones futuras.

los líderes europeos también han adoptado la declaración política, un documento, que sin tener valor jurídico coma señala el camino que ambas partes quieren seguir y las relaciones con Reino Unido cuando esté ya sea un país tercero.

Era en el Tratado de Retirada y en la Declaración Política donde no aparecía mención alguna al asunto de Gibraltar, pero este sábado un anexo a esta declaración garantiza que se cumplan las exigencias de España a ese respecto, detalles sobre los que dimos cuenta ayer en Diario Progresista.

En cualquier caso, las notas de las actas del Consejo Europeo recogerán estas condiciones, quedando por escrito que ningún acuerdo de la Unión Europea que se negocie en el futuro con Reino Unidos será de aplicación en el Peñón hasta que España lo autorice.

el 30 de marzo de 2019, Reino Unido dejará de ser miembro de la Unión europea. A partir de ahí, se abre un periodo de transición de año y medio, hasta finales de 2020, en el que continuará siendo parte del Mercado Común y quedará sujeto a las mismas leyes y bajo jurisdicción del Tribunal de Justicia de la UE, eso sí, sin representación, voz, ni voto en las instituciones. Dicho periodo podrá prorrogarse y, de facto, el divorcio definitivo del Reino Unido no será efectivo hasta diciembre de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.