La Audiencia Nacional cita a miembros del PP por el espionaje a Bárcenas

La Audiencia Nacional cita a miembros del PP por el espionaje a Bárcenas

El próximo 20 de julio, miembros del PP tendrán que volver a declarar ante la Audiencia Nacional por el caso del espionaje a Luis Bárcenas. Entre ellos, declarará como investigado Francisco Martínez, el que fue número dos de Interior en el Gobierno de Rajoy.

Será el próximo lunes ante el magistrado Manuel García Castellón, titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional. Todo ello se enmarca dentro de la llamada operación Kitchen, una pieza separada del caso Tándem.

El objeto de la investigación es el operativo que se habría pagado con fondos reservados para ejecutar un espionaje al que fuera tesorero del PP. El objetivo era obtener información sensible de la formación conservadora a Bárcenas para ocultarla a la Justicia. El supuesto operativo se habría llevado a cabo sin control judicial desde 2013.

No es la primera vez que Martínez es citado para declarar. Ya en enero lo hizo por su posible implicación en la Kitchen. Entonces, se acogió a su derecho a no declarar argumentando que las actuaciones estaban bajo secreto de sumario.

El juez García Castellón estaba esperando a que el Consejo de Ministros autorizara al ex secretario de Estado de Seguridad a declarar sobre asuntos clasificados como secretos oficiales. Ahora, Martínez tendrá que hacerlo.

El ex número dos de Interior es el primer cargo político citado a declarar como investigado en esta pieza separada del caso Tándem. En él se investigan las actividades supuestamente ilícitas del ex comisario José Manuel Villarejo.

Hasta el momento, las actuaciones de la justicia se dirigieron contra Eugenio Pino, el que fuera entonces Director Adjunto Operativo (DAO) de la policía. También, contra sus adjuntos y varios comisarios e inspectores, entre ellas el propio Villarejo, como Enrique García Castaño, ex jefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo.

El operativo de espionaje se montó en torno a Sergio Ríos

Fue García Castaño quien en una de sus últimas declaraciones aportó a las investigaciones el contenido de dos teléfonos móviles sustraídos a Bárcenas. Él mismo, señaló, había trasladado los datos de los móviles a un ordenador portátil que se compró, con esa única finalidad, para mostrarlos a Martínez.

El elemento clave de la operación Kitchen es Sergio Ríos, chófer del ex tesorero del PP. A éste lo contrató el comisario Andrés Gómez Gordo por 2.000 euros mensuales que salían de los fondos reservados. El operativo de espionaje a Bárcenas duró dos años.

Villarejo retuvo los recibos de los pagos, que tuvieron su reflejo en los archivos del Ministerio del Interior. Después de que se les clasificará el operativo, envió los documentos a la Audiencia Nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.