Alemania exige a España recortes a cambio de fondos

Alemania exige a España recortes a cambio de fondos

Con la perspectiva de que la recuperación económica no llegará hasta 2022, Alemania empieza a demandar recortes y reformas fiscales, especialmente a España.

Eso, pese a que ningún organismo económico supranacional u otras potentes economías lo aconsejan. Sin embargo, algunos países empiezan a pedir, tímidamente, al Banco Central Europeo (BCE) que baje el ritmo.

La OCDE, por su lado, presentará en los próximos días un informe acerca de la economía española. El Gobierno español puso sobre la mesa su documento con el cuadro macroeconómico con el plan de recuperación a grandes rasgos.

Grecia y Alemania son los dos países que evaluarán, mayormente, ese cuadro, si bien lo hacen con visiones alternativas. El gigante económico teutón considera necesario un cambio profundo, un plan de ajustes y recortes plurianual.

Los estímulos estabilizan la deuda pública

Es la misma tesis que defiende el Banco de España. Da lo mismo en qué momento se anuncie si se muestra un compromiso ambicioso y sobre todo creíble, como muestra a los mercados.

Con la caída de ingresos y los estímulos se estabilizará la deuda pública, y lo hará en alrededor del 120% del PIB. Así, quedará poco margen de maniobra para el espacio fiscal.

Por su lado, para el Fondo Monetario Internacional (FMI) ahora es el momento de aumentar precisamente los estímulos. En ese sentido, la propia Comisión Europea y el BCE apuntan a lo mismo, reclamando, ambas, un mayor activismo fiscal.

Lo que ya parece obvio es que la recuperación tardará en llegar más de lo previsto. Los contratiempos con las vacunas y las distintas fuerzas de las olas de coronavirus no ayudan.

Recortes en pensiones

Ante ese escenario, Berlín empieza dar señales de inquietud y quiere abrir el debate fiscal más pronto que tarde. Su postura es clara, sobre todo a la hora de aplicar recortes, o contenciones, al aumento del gasto en pensiones, por su efecto en las Cuentas públicas.

En cambio, Bruselas sostiene que no es momento de ajustes. Al tiempo, la delegación estadounidense en la OCDE señala que no tienen sentido plantear ahora la consolidación fiscal. Y es que media eurozona está prácticamente inmersa en una segunda recesión.

Casi todos los asesores y expertos económicos coinciden en que la solución de austeridad en la anterior crisis económica fue un grave error. Plantearlo ahora lo sería más aún, toda vez que no es una crisis estructural y financiera, es coyuntural debido al parón de las actividades económicas.

Lo que se atisba es que hay unas elecciones en Alemania en un horizonte cercano. Por ello, algunos esgrimen los recortes y ajustes como política económica.

Sería un grave error presionar a España

Los que saben de estas cosas apuntan que sería un gravísimo error presionar a España con recortes y ajustes. Al contrario, la presión debe dirigirse a que el Ejecutivo español presente un plan con reformas, sí, potentes, pero para el medio plazo como pronto.

Lo mismo consideran respecto a Alemania, que plantee un plan que pueda representar un ejemplo de cómo utilizar los fondos europeos adecuadamente.

Entretanto, el Tribunal Constitucional alemán paralizó el mes pasado la entrega de los 800.000 millones de euros para que la Unión Europea impulse su economía.

Mientras, la OCDE sí quiere planes de consolidación fiscal, pero a medio plazo, sólo cuando la recuperación esté encauzada con firmeza.

Y es que el alto nivel de deuda no sólo afecta a España. Francia y Bélgica andan por ahí y ni qué decir Italia o Grecia. Con todo, el debate se abrirá cuando hayan pasado las elecciones en Alemania, seguramente, ya con la presidencia francesa en el primer semestre de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.