Albert Rivera propone que Arrimadas dimita

Albert Rivera propone que Arrimadas dimita

El ex líder de Ciudadanos, Albert Rivera, habría intervenido en la crisis de la formación naranja con llamadas a cargos del partido. Su intención no es otra que, coincidiendo con la estrategia del PP, derribar a Inés Arrimadas de la presidencia de C’s.

Así lo ha desvelado La Razón. Ayer se reunió la Ejecutiva de Ciudadanos. En ese encuentro la actual líder naranja se jugaba su futuro. Incluso, se lo jugaba todo el partido. Por el momento, la cosa se ha resuelto incluyendo a más barones territoriales en le Ejecutiva. habrá que ver si sirve para calmar a las voces críticas.

En la trastienda, como viene denunciando Edmundo Bal, portavoz parlamentario de la formación, “las maniobras de desestabilización” del PP. Acusa a los populares de dirigir una operación “corrupta” de “compra” de cargos del partido naranja.

“A estas horas, en sus planes [de Arrimadas] no está dimitir”, asegura Bal, como estaría pretendiendo Albert Rivera. “El liderazgo de Inés no está en duda”, afirma.

Sin embargo, voces internas sí ponen en duda ese liderazgo. Prueba de ello, el fracaso de la moción de censura en Murcia y el descalabro electoral en Cataluña. Asimismo, el abandono de Fran Hervías, que negocia con el PP un cargo en la organización de Pablo Casado.

La única opción que tenía Arrimadas ayer era reivindicarse esgrimiendo que Ciudadanos representa la estabilidad ante la epidemia y la “corrupción de una vacunación en Murcia indecente”.

Así, la estrategia naranja pasa forzosamente por atacar directamente a los populares, dejando claro que no habrá posibilidad alguna de alianzas futuras.

Y esto lo saben muy bien en Génova. Si cae Ciudadanos, se desestabilizan aquellos gobiernos autonómicos y municipales en los que juegan un papel decisivo los de Arrimadas. Sólo les quedaría la opción de pactar con Vox.

Incluso, algunos advierten de que seguir acogiendo a cargos naranjas en las filas del PP no significa que sumen votos. De hecho, alertan de que, si bien en Madrid su electorado está muy cercano al de Vox, no es así fuera de la capital.

“La alianza PP-Vox nos aleja demasiado de ese centro que necesitamos para poder gobernar” en otras plazas distintas a Madrid, avisan. Es más, aunque al PP le fuera bien en la Comunidad madrileña, podrían perder apoyos en el resto de los territorios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.