Veinte millones de contratos precarios

En el último año se bate récord de contratación, pero la protagonista sigue siendo la precariedad.
Las principales características de la contratación registrada en 2017 vuelven a ser la precariedad y la inestabilidad de los contratos, ya que, si bien se firmaron más de 21 millones de compromisos, más del 90% de ellos fueron temporales, algo más de 19,5 millones, otro récord. Destacan aquellos de muy corta duración, un cuarto de ellos de menos de una semana, siendo el sector de la hostelería donde mayor número de este tipo de contratos se registran, aunque sea en el que no han dejado de crecer en los últimos años.
Según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en 2017 se firmaron casi dos millones de contratos indefinidos, a pesar de lo cual, solo alrededor de 320.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social son con contratación indefinida, de los en torno a 610.000 nuevos cotizantes. Además, cabe destacar que los contratos fijos pueden ser a tiempo parcial o fijo discontinuo, lo que incide en la inestabilidad del empleo.

Baja calidad de los trabajos
La economía española, en cuanto a creación de empleo, apenas ha cambiado desde la salida de la crisis, como demuestra el alto número de contratación temporal, su incremento trimestre a trimestre y la baja calidad y estabilidad de los contratos, el gran defecto del sistema laboral en España: gran cantidad de empleo, pero de escasa calidad y fácilmente destruible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.