Uruguay acoge a refugiados centroamericanos

Objetivo: reconstruir sus vidas lejos de la violencia.
Dentro del Marco Integral Regional de Protección y Soluciones para las Américas (MIRPS), cuatro familias refugiadas centroamericanas llegaron a Uruguay para poder reconstruir sus vidas lejos de la violencia. El MIRPS se basa en los compromisos que han adquirido los estados en la declaración de Nueva York sobre refugiados y migrantes de septiembre de 2016, así como en los mecanismos regionales de responsabilidad compartida, como es la Declaración de Acción de San José y el Plan de Acción de Brasil.
Ya desde 2009, Uruguay lleva a cabo el Programa de Asentamiento, por el cual, refugiados con necesidades específicas pueden ser trasladadas a este país desde regiones con crisis humanitarias, conflictos y violencia. Gracias a este programa, 69 colombianos y 42 sirios ya han llegado a territorio uruguayo, pero también se pueden acoger a familias afectadas por la situación del norte de Centroamérica, El Salvador, Honduras y Guatemala, convirtiendo Uruguay en el primer país sudamericano en recibir refugiados de esa zona.

Asesoramiento técnico y referencias de ACNUR
Estas familias, referenciados y asistidas por ACNUR, son seleccionadas por la Comisión de Refugiados (CORE), la encargada de decidir sobre las solicitudes del reconocimiento de la condición de refugiado en Uruguay, y que está integrada por diversas instituciones gubernamentales, la academia y la sociedad civil, con el apoyo técnico de ACNUR y su agencia en Uruguay, el Servicio Ecuménico para la Dignidad Humana (SEDHU).
Las familias quedan bajo un programa de acompañamiento, con un equipo de profesionales que faciliten su integración social, económica y cultural, a través de programas públicos y la contribución de la comunidad internacional. Se alojarán en cuatro localidades del interior. Este programa persigue, también, la rápida autosuficiencia y la contribución positiva de las familias refugiadas en sus comunidades de acogida.
En palabras de Michele Manca di Nissa, representante de la Oficina Regional de ACNUR para el Sur de América Latina, “gracias al esfuerzo conjunto de distintas instituciones y actores, Uruguay se convierte en el primer país de América del Sur en recibir a los ciudadanos de los países del norte de Centroamérica, quienes son víctimas de altos niveles de violencia y necesitan protección internacional. Una vez más destacamos la solidaridad y generosidad del gobierno uruguayo y contamos con que otros países de la región se sumen a esta iniciativa humanitaria”.
A mitad de 2017, el número de refugiados y solicitantes de asilo de el salvador, Guatemala y Honduras superó las 240.000 personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.