“Un Gobierno de perfil”, por Francisco Estepa Vílchez

Francisco Estepa Vílchez.

Creo que a nadie se le olvidan las comparecencias diarias del Gobierno de España durante el estado de alarma y confinamiento. Cada día se atendía a todos los medios de comunicación, se respondían sus preguntas y se aportaban todos los datos disponibles y aunque habrá a quien no le puedan gustar las medidas del Gobierno de España, como las ayudas a través de ERTES, a autónomos o el Ingreso Mínimo Vital, pienso que la mayoría de españoles y españolas están convencidos de que esto habría sido muy diferente, por no decir una catástrofe, si hubiésemos tenido un gobierno de la derecha.
Afortunadamente, ya hemos superado la primera ola y aunque la falta de memoria de algunas personas y su irresponsabilidad pueden hacer que nuestra economía vuelva a frenarse, nos encontramos en una fase en la que el Gobierno de la Nación ha pasado el testigo a los gobiernos regionales. Una de las ventajas de nuestro sistema de organización territorial, es la oportunidad que proporciona a la ciudadanía para comparar las políticas de los partidos que gobiernan en cada comunidad autónoma y poder valorar cuales son más beneficiosas para la mayoría y cuales son más sociales y fortalecen los servicios públicos, frente a las que a través de las bajadas de impuestos nos quieren llevar a un modelo neoliberal, con una Administración pública bajo mínimos, sobre todo en Sanidad y Educación, así como recortando derechos o gestionando las residencias de mayores al estilo Comunidad de Madrid.
Andalucía ahora está sufriendo con toda crudeza la debilidad de un Gobierno cogido con pinzas y donde el timón lo lleva Santiago Abascal desde Madrid. Con un Presidente de la Junta más preocupado por alcanzar su promesa de 600.000 empleos a base de convocatorias exprés de 24 horas y por orden de llegada, los andaluces seguimos esperando las ruedas de prensa diarias del Gobierno de PP y Ciudadanos que nunca llegan, al igual que seguimos a la espera de las mascarillas que se prometieron hace semanas. Resulta clarificador ver algunos de los 3.000 vigilantes de la playa contratados en 24 y por orden de llegada, paseando por las playas andaluzas luciendo sus pulseras de las Nuevas Generaciones del Partido Popular. Mientras tanto, miles de jóvenes andaluces sufrirán el próximo curso universitario, los recortes presupuestarios del Gobierno de PP y Ciudadanos con Moreno Bonilla de perfil y mirando de reojo las indicaciones de Santiago Abascal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.