Tres veces más contagios que hace quince días

Tres veces más contagios que hace quince días

Cada vez se están produciendo más contagios de coronavirus en España, perdiéndose el terreno ganado durante el confinamiento. En apenas quince días se ha triplicado el número de contagios y la tendencia alcista se va consolidando. Preocupa, y mucho, que la incidencia acumulada ya se situaba en 27,39 casos por cada 100.000 habitantes. Hace dos semanas era de 8,76.

Desde el 25 de junio, en que es alcanzó la menor tasa, 7,74 al inicio de la desescalada el 11 en mayo, la incidencia no ha dejado de subir. Al principio fue de manera ligera, pero desde la semana pasada se ha recrudecido.

Contribuyen especialmente los brotes en Aragón y Cataluña. A estas dos comunidades hay que sumarles el País Vasco. “Si no se controla ya, y de forma contundente, tendremos una situación muy complicada”, señala a El País Fernando Rodríguez Artalejo, portavoz de la Sociedad Española de Epidemiología.

A pesar de ello, hay datos que invitan a una relativa tranquilidad. “Para interpretar bien el aumento de la incidencia hay que ver en qué medida se debe a Aragón y Cataluña”, explica. “Y si, excluyendo a estas dos comunidades, corresponde a brotes bien controlados, que parece que es el caso”, añade.

Con todas las precauciones, hay que constatar si las medidas restrictivas impuestas en estas dos autonomías están dando resultado. “Sabemos que el confinamiento riguroso es muy eficaz. Pero nadie sabe cómo de eficaces son estas otras medidas. No hay suficiente investigación sobre ello. Tardarán más en dar resultados, pero no sabemos cuánto más”, previene.

Lo importante es la incidencia no que haya más contagios en términos absolutos

Más allá de las cifras absolutas, el experto apunta que se deben conocer otros datos. “¿Cuántos contactos se rastrean por cada caso? ¿En qué porcentaje se identifica la fuente de contagio? Si fuera el 80% estaría muy bien, pero con un 20% se estaría montando una muy gorda”, precisa.

Si el sistema ya no tiene capacidad de realizar rastreos e identificar fuentes de contagio, no queda más remedio que volver a confinar. Es lo que teme que esté sucediendo en el caso Barcelona y su gran incremento de casos.

Hay que explicar que el mejor indicador para saber cómo está evolucionando una epidemia es la incidencia. No se trata, por tanto, de saber si hay más contagios o menos en términos absolutos, sino que constatar las tasas de transmisión. Mejor aún, las tasas acumuladas. Estas consolidan los datos, suavizando, a su vez, variaciones diarias que en ocasiones no tienen que ver con la transmisión de la enfermedad.

Así las cosas, España tiene 27 casos por cada 100.000 habitantes, una media alta. En Aragón hay 160. Antes del fin de semana eran 98. Desde el viernes, en Cataluña, se ha pasado de 63 a 84,5 al inicio de la semana. Asimismo, en tres días se ha pasado de 16 casos a 35,5 en el País Vasco.

Ildefonso Hernández, epidemiólogo y portavoz de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria, apunta que “el resto de comunidades no están mal. Algunas siguen con baja incidencia, como Castilla y León, Madrid, Galicia, Extremadura, donde hubo un repunte la semana pasada pero parece que se ha estabilizado”.

Hay que mirar también cómo está la situación a nivel de países. En ese sentido, España es el país europeo en el que se están produciendo más contagios nuevos, excepción hecha de pequeños estados como Luxemburgo.

Hay rebrotes en muchos países

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), comparando la incidencia acumulada en 14 días en toda la región geográfica europea, en España se había doblado la tasa de contagios con un aumento de un 103%.

Entre los 53 países, entre ellos Rusia, que incluyen esta región geográfica, sólo superaban este domingo a nuestro país Kirguistán (+354%), Montenegro (+161%), Luxemburgo (+151%) e Israel (+147%).

En ese sentido, Rodríguez Artalejo aclara que “en todos los países estamos viendo que cuando se acercan a una incidencia muy baja suele haber rebotes o formas de estancamiento”.

“Es muy difícil mantener la incidencia baja y con tendencia a desaparecer. Hay distintos patrones pero en general casi todos los que llegan a incidencias que bajan de 10 o de 5 hacen pequeños rebotes, algunos suben mucho y otros no”, explica.

Cabe destacar que, en España, mantienen bajas incidencias Asturias, Canarias y Baleares. En aquellas en las que está subiendo, hay que esperar como mínimo dos semanas para ver su evolución y como incide en la media del país.

No obstante, no todo es negativo. “Entre un 50% y un 60% de los positivos” que se detectan en las búsquedas de contactos con cribados “son asintomáticos”, indicó María José Sierra, portavoz del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias.

A ese dato positivo hay que añadir que los hospitales no están resintiendo se por el incremento de casos: “No hay estrés”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.