El software israelí Pegasus espió a miembros del Departamento de Estado de EEUU

El software israelí Pegasus espió a miembros del Departamento de Estado de EEUU

El software de la empresa israelí NSO Pegasus sirvió para espiar los teléfonos de unos doce empleados del Departamento de Estado de Estados Unidos. Esa docena de funcionarios estadounidenses desarrollaban sus trabajos en África.

Según fuentes familiares citadas por CNN, el Departamento de Estado estadounidense investiga ya quien ha podido acceder a los materiales sustraídos de los teléfonos. Asimismo, cómo pudieron ‘hackearlos’.

Puesto que son dispositivos de la marca iPhone, también se ha puesto en contacto con el fabricante, Apple.

De acuerdo con lo señalado por una de las fuentes, es posible que el ‘hackeo’ se realizara porque se utilizaban móviles reciclados. Existe la posibilidad de que el software Pegasus se encontrara ya instalado en los dispositivos, aunque estos se limpiaron.

No obstante, el departamento de estado no ha confirmado que se hubieran ‘hackeado’ estos móviles. “Mientras no podamos confirmarlo, hablando en general, el Departamento de Estado se toma en serio su responsabilidad de proteger su información”, apuntan. “Continuamente lleva a cabo acciones para asegurarse de que está protegida”, añaden.

El fabricante de Pegasus se desmarca

Por su lado, un portavoz de NSO señala que, cuando se tuvo conocimiento del incidente, la empresa decidió “interrumpir inmediatamente el acceso a los clientes pertinentes al sistema”.

Además, agregan, “no hemos recibido ninguna información ni de los números de teléfono ni sobre qué herramientas desarrolladas por NSO” se usaron.

Con todo, asegura que la compañía israelí cooperará con cualquier autoridad gubernamental de relevancia para proporcionar la información que posee.

El pasado mes de agosto, una investigación de The Washington Post desveló una lista de 50.000 teléfonos que podrían haber sido objetivo de Pegasus.

Periodistas, activistas y empresarios, además de otras personalidades, son los usuarios de esos dispositivos ‘hackeados’.

Dicho software se emplea para acceder a teléfonos móviles de terroristas, pedófilos o traficantes. Sin embargo, Amnistía Internacional así como otras organizaciones de Derechos Humanos afirman que se ha usado también con otros fines por parte de gobiernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.