La reforma laboral reducirá el uso fraudulento de ciertos contratos

La reforma laboral reducirá el uso fraudulento de ciertos contratos

España tiene el compromiso de aprobar la reforma laboral antes de que finalice este 2021. En las últimas semanas, las negociaciones entre Gobierno, empresarios y sindicatos para alcanzar un acuerdo han avanzado.

Sin embargo, todavía son muchos los puntos que quedan por resolver, como la temporalidad del empleo o las ETT. Asimismo, la modalidad fijo-discontinuo o la subcontratación como ejes más complejos a consensuar.

En este contexto, InfoJobs ha preguntado a la población activa española sobre los principales aspectos de la reforma laboral. La primera conclusión que se extrae es el elevado desconocimiento que existe entre la población ocupada y desocupada acerca del contenido del decreto ley.

Así, sólo el 7% de los encuestados afirma estar muy informado, mientras que el 43% de la población activa dice estar algo informada. El 51% restante reconoce estarlo poco.

En este sentido, el segmento de edad más joven (16-24) es el que mayor conocimiento declara (el 64% está informado al menos en parte). En cambio, el segmento con mayor desconocimiento sobre las medidas de la reforma laboral es el de 35 a 44 años. Casi 6 de cada 10 declaran tener poco o ningún conocimiento sobre ella.

Las medidas para reducir la temporalidad, las mejor acogidas

Entre quienes tienen un mayor conocimiento sobre los principales puntos de la reforma (muy informados y algo informados), el 77% ve con buenos ojos que se penalice a las empresas que abusen de la rotación de los trabajadores temporales.

Además, el 62,5% apoya que se regule la contratación indefinida para las Empresas de Trabajo Temporal (ETT). Asimismo, el 62% está a favor de que se limite a un 15% los contratos temporales en su plantilla, en sectores específicos.

Más allá de la temporalidad, se observan diferencias significativas por rango de edad. Así, destaca la alta aceptación de la fórmula de los ERTE entre los segmentos más adultos (62% de entre 45 y 54 años y 63% entre 55 a 65).

Pros y contras de la reforma laboral

Se preguntó sobre qué medidas de la reforma laboral supondrán una mejora real para el mercado. En ese sentido, el 48% de la población activa cree que reducirá el uso fraudulento de determinados contratos de trabajo.

Del mismo modo, un 44% indica que mejorará la protección laboral de los empleados y reducirá la temporalidad laboral. Finalmente, un 42% de los encuestados afirma que dificultará el despido y mejorará las condiciones de los trabajadores de subcontratas.

Por el contrario, el 31% de la población activa piensa que aumentará el pago en B de los trabajadores. Al tiempo, un 29% asegura que aumentará la carga de trabajo de los empleados y dificultará la contratación.

Aquí también se pueden encontrar diferencias interesantes según el rango de edad de la población activa. Los más jóvenes (16-24 años) y, especialmente, los más mayores (55-65 años), tienen una percepción más positiva del impacto de la reforma laboral.

Sin embargo, el grupo de 35 a 44 años es el que cree que menos expectativas de mejora real tiene de la reforma. Especialmente, en lo que respecta a todas aquellas medidas relacionadas con el acceso al empleo y la formación.

Así, por ejemplo, mientras el 38% y 41% de la población activa de 16 a 24 años y de 55 a 65, afirman, respectivamente, que la reforma fomentará la formación de los profesionales, el porcentaje en el caso del grupo de 35 a 44 años es del 26%.

Por otra parte, el segmento más joven cree que la reforma laboral repercutirá en un mal uso de los contratos y en la reducción de oferta de mano de obra. Además, los trabajadores de 45 a 54 años creen que empeorará la estabilidad laboral y aumentará el cierre de empresas.

Los autónomos, los más reacios a la reforma

Finalmente, existen diferencias importantes según la situación laboral de los encuestados. Quienes tienen un contrato indefinido perciben menos repercusiones negativas derivadas de la reforma.

En cambio, los autónomos consideran que habrá más consecuencias negativas. En concreto, un aumento de la carga de trabajo (42% frente al 25% de los profesionales con contrato indefinido).

También, dificultades de contratación (42% frente al 27% de los empleados con contrato indefinido y el 29% de los que trabajan actualmente de forma temporal).

Por último, un aumento del cierre de empresas (40%), una reducción de la oferta de mano de obra (42%) y la destrucción de empleo (40%).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.