¿Qué pasó el 2 de mayo de 1808?

¿Qué pasó el 2 de mayo de 1808?

El 2 de mayo es una de las fechas icono del calendario español y especialmente madrileño, marcando el inicio de la Guerra de la Independencia.

Representó el grito de libertad –cuidado, no confundir con lo que Isabel Díaz Ayuso entiende por ‘libertad’— del pueblo madrileño y, posteriormente, español.

Pongámonos en breves antecedentes porque a buen seguro que los lectores conocen en qué consistieron los hechos en esa fecha.

Todo vino provocado por el Tratado de Fontainebleau del 27 de octubre de 1807 y la entrada en España de tropas francesas supuestamente camino de Portugal.

Meses después, el 17 de marzo de 1808, el pueblo de Aranjuez se sublevó contra Manuel Godoy, secretario de Estado de Carlos IV, en el conocido como Motín de Aranjuez.

La extraordinaria presencia de tropas francesas –hasta 65.000 soldados— creaban un clima de incertidumbre política y social. Los reyes decidieron retirarse a Aranjuez para, si era preciso, continuar viaje hacia el sur y finalmente embarcarse hacia América. Juan VI de Portugal lo había hecho ya.

Todo ello iba caldeando un clima prerrevolucionario que el general Murat decidió abortar el 23 de marzo de 1808 ocupando Madrid. Al día siguiente, Fernando VII entraba triunfante después de que Carlos IV abdicara, forzado, a favor suyo.

En todo caso, ambos monarcas fueron obligados a reunirse con el emperador Napoleón Bonaparte en Bayona. Allí, el flamante rey Fernando abdicaría y se impondría a José Bonaparte, hermano del emperador, en la Corona española.

Entretanto, en Madrid gobernaba una Junta de Gobierno que Fernando VII había constituido para atender los asuntos de Estado durante su ausencia. En cambio, quedó, en realidad, en manos de Murat, que la dejó prácticamente sin poderes.

En la noche del 2 de mayo comenzaron las revueltas en Madrid

Entonces, el general francés pidió, supuestamente en nombre de Carlos IV, trasladar a María Luis, reina de Etruria, y al infante Francisco de Paula a Bayona. La Junta se negó a ceder la custodia de los hijos del rey Carlos, pero finalmente cedió en la noche del 1 al 2 de mayo de 1808.

Así, a primera hora de ese 2 de mayo, grupos de madrileños empezaron a congregarse frente al Palacio Real al grito de “¡Que nos lo llevan!”. La muchedumbre, entonces, atacó a una patrulla que sólo pudo defenderse gracias a la intervención de un batallón francés.

Dispararon contra la multitud, lo que provocó una violenta reacción popular por todo Madrid. Ahora se unían tres razones para la lucha: impedir la salida del infante Francisco de Paula, vengar a los muertos y expulsar a los franceses.

Daría comienzo, así, una guerra de guerrillas en la ciudad, ferozmente reprimida por las tropas de Murat, pero representó el comienzo de la sublevación en toda España frente a la invasión francesa.

Los hechos quedaron reflejados en pinturas de Goya como La carga de los Mamelucos o Los fusilamientos del 3 de mayo, dos obras cumbre del genio aragonés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.