El PIB se acelera hasta el 1,1% por el consumo de los hogares

El PIB se acelera hasta el 1,1% por el consumo de los hogares

La fuerte recuperación del consumo de los hogares ha impulsado la aceleración del crecimiento del PIB en el segundo trimestre de este año.

Mientras que entre enero y marzo la economía española registró un frenazo y sólo subió un 0,2%, entre abril y junio creció un 1,1%.

Como decimos, el consumo a los hogares está detrás del impulso del PIB, puesto que pasa de tener un crecimiento negativo a subir un 3,2%. A ello se une el mantenimiento del dinamismo de las inversiones.

Según el avance de datos de Contabilidad Nacional publicado este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el crecimiento trimestral del PIB se sitúa siete décimas por encima de la previsión del Banco de España.

El organismo regulador proyectó en sus últimas previsiones un avance de la economía española del 0,4% para el segundo trimestre.

Como ya ha sucedido en ocasiones anteriores, Estadística ha incorporado resultados adelantados que algunas fuentes.

Asimismo, estimaciones de indicadores basados en datos administrativos y de otras fuentes adicionales para complementar a los datos habitualmente utilizados.

Sigue, de este modo, las recomendaciones de Eurostat y otros organismos estadísticos internacionales.

Así, en tasa interanual, la variación del PIB es del 6,3%, un porcentaje parecido al del primer trimestre de 2022.

El crecimiento del PIB será del 4,3%, según el Gobierno

El consumo de los hogares impulsa el PIB

Por otra parte, el INE calcula que el consumo de los hogares subió un 3,2% entre abril y junio. En cambio, entre enero y marzo había caído un 2%. De este modo, el consumo vuelve a tasas positivas.

Por el contrario, el gasto público retrocedió a tasas negativas cayendo un 0,5% en el segundo trimestre.

Entretanto, las instituciones sin fines de lucro también regresaron a terreno negativo tras caer un 0,7% entre abril y junio.

A su vez, la inversión modelo su avance trimestral seis décimas, hasta situarse en el 2,8%. Detrás de ello, el fuerte crecimiento de la inversión en vivienda (+7,8%), aunque con un descenso de la maquinaria y bienes de equipo (-2,3%).

Por su lado, las exportaciones aceleraron su crecimiento trimestral hasta el 1,6%, frente al 1,1% del trimestre anterior.

Asimismo, las importaciones aumentaron un 4,6%, mientras que en los tres meses anteriores cayeron un 0,8%.

Respecto al crecimiento interanual del PIB, se mantuvo parecidas a las del primer trimestre, con un avance del 6,3%.

La demanda interna contribuyó con un 3,6%, cuatro décimas menos que en los tres primeros meses del año.

Al tiempo, la demanda externa aportó al crecimiento de la economía española un 2,6%, superando entre décimas su aportación en el primer trimestre.

Para terminar, el PIB a precios corrientes se incrementa un 9,5% en tasa interanual. Esto es nueve décimas menos que entre enero y marzo.

Por tanto, el deflactor implícito de la economía varía en términos interanuales un 3%, nueve décimas menos que en el primer trimestre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.