Pedro Sánchez, presidente

Pedro Sánchez, presidente

Con 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones, Pedro Sánchez superaba la segunda votación de investidura y lograba poder formar Gobierno. Termina así el tiempo del bloqueo político que ha sufrido España y se tendrá un Ejecutivo con plenitud de funciones.

Durante su intervención, Sánchez pidió de nuevo la confianza mayoritaria del Congreso de los Diputados para una coalición de gobierno progresista, que es “la única opción de gobierno posible después de cinco elecciones el último año”. “La disyuntiva a la que nos sometemos hoy aquí con su votación es: o coalición progresista o más bloqueo para España”, señaló.

Recordó que el PSOE “es la opción que obtuvo la victoria en las pasadas elecciones del 10 de noviembre y también en las otras cuatro votaciones que se produjeron a lo largo de 2019”. “Cinco elecciones con el mismo resultado no son una coincidencia, se llama democracia y significa la expresión de la voluntad popular. Y el primer principio de la democracia es aceptar el resultado de las urnas. Ninguna otra fuerza puede ofrecer un Gobierno a España, salvo el PSOE”, insistió.

A su juicio, el voto de cada uno de los grupos en esta sesión de investidura expresa tres posturas: “De un lado, se perfilará la España que quiere avanzar, que trasciende sus diferencias y se une para avanzar formando una coalición  de progreso, diálogo y justicia social”.

“En medio, quienes no quieren sumarse a ese avance, pero al menos no lo impiden gracias a su abstención”, añadía, y, del otro lado, “la España que bloquea, sin alternativa, sin solución, sin horizonte, sin respuesta. Solo ‘No’ y solo bloqueo”.

Precisamente, para evitar que nuestro país vuelva a sufrir un bloqueo político como el del último año y medio, el líder socialista se comprometió a “buscar con los distintos grupos fórmulas para facilitar en el futuro la formación de mayorías de gobierno frente a las mayorías de bloqueo”, porque “sin gobierno electo y sin parlamento nuestro sistema democrático se resiente gravemente”.

Sánchez denunció que la derecha ha ido cambiando de argumentos para justificar el bloqueo, pero su verdadera razón es que “o gobiernan las derechas o no hay gobierno en España” y por ello “han tensionado y tensionado la situación para ver si por algún lado aparecía una nueva oportunidad”.

Pero, continuaba el candidato socialista, “no lo han conseguido, no ha funcionado, gobernará en España una coalición progresista porque así lo han decidido los españoles y porque así lo va a respaldar la mayoría parlamentaria de esta Cámara”.

Por ello, recomendó a la derecha que “acepten el resultado democrático: va a haber un gobierno de izquierdas porque así lo han decidido los españoles y la mayoría parlamentaria del Congreso”.

En este sentido, subrayó que este nuevo Ejecutivo que se va a conformar elevará el salario mínimo, movilizará recursos en favor de las familias en riesgo de pobreza, subirá impuestos a los españoles más acaudalados (uno de cada 250 contribuyentes), protegerá los derechos de los trabajadores; restaurará derechos sociales en educación, en sanidad, en dependencia, en pensiones

Defenderá el derecho a la vivienda, asegurará una transición justa al nuevo modelo energético en la que nadie resulte dañado y abrirá un tiempo de diálogo para superar las tensiones territoriales, “siempre dentro de la Constitución y velando por integrar las diferencias en base al respeto y trabajando por el bien común”.

Para terminar, Sánchez confió en que “superado este trámite parlamentario, sea posible superar con él la atmósfera de irritación que se ha generado y podamos recuperar espacio para el entendimiento, el consenso y los pactos que necesita nuestro país y nuestros conciudadanos”.

“Les ruego que no contribuyamos con nuestras palabras a que la convivencia se resienta. No traslademos desde esta tribuna más división a la calle, más discordia a las familias, más desencuentro a las empresas. Eso también es patriotismo”, concluyó.

Los 167 votos a favor de un gobierno progresista y las 18 abstenciones fueron suficientes, por la mayoría simple, para obtener la confianza del Congreso y que termine el bloqueo político.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.