Pedro Sánchez a Pablo Casado: “Usted desconoce qué es la violencia de género”

Pedro Sánchez a Pablo Casado: “Usted desconoce qué es la violencia de género”

Fue un bronco debate en el que los protagonistas se interrumpían hasta el extremo de no dejarse hablar. La virulencia de Rivera y de Casado frente a Sánchez provocó que Ana Pastor interrumpiera el debate para señalar que nada se estaba entendiendo en casa.

Fue precisamente Ana Pastor la que comenzó preguntándole a Pedro Sánchez si pactaría con Ciudadanos. “No está en mis planes”, dijo. Porque la dinámica de los futuros acuerdos políticos planeó durante todo el debate de Atresmedia.

En materia de empleo, Pedro Sánchez insistió en no derogar totalmente la reforma laboral del PP y sí cambiar los aspectos más lesivos para elaborar un nuevo estatuto de los trabajadores del siglo XXI.

Cuando Albert Rivera le entregó la tesis doctoral de Sánchez, en uno de los momentos más sucios del debate, Sánchez le respondió regalándole un libro escrito por Abascal y Sánchez Dragó.

Fueron esos momentos broncos en los que Sánchez se erigió para señalar que tanto Rivera como Casado mentían en relación a que él hubiera pactado con los independentistas.

En los momentos menos virulentos, Pedro Sánchez defendió los logros de su Gobierno en relación especialmente al mercado laboral. Las prestaciones a los parados mayores de 52 años, así como la conversión de contratos temporales en fijos.

Para Sánchez la cuestión no es bajar los impuestos, sino a quién le bajas los impuestos. Propuso al mismo tiempo impuestos para las tecnológicas y un gran plan de lucha contra el fraude fiscal.

En materia de vivienda, el presidente del Gobierno defendió el haber aprobado una normativa que obligaba a informar a la administración antes de practicar un desahucio.

Pablo Casado a Pedro Sánchez: “Usted no me señala más con el dedo”
Ana Pastor le preguntó a Pablo Casado si mantenía la hipótesis de que tiene que gobernar el partido más votado. Casado respondió que no iba a salir a boxear con una mano atada.

Todo empezó con tintes de pelea de billar. En su primera intervención Casado llamó a Sánchez Matriuska: “esas muñecas rusas, como Sánchez, que tienen por dentro otras que pone Podemos, ERC o Bildu”.

Con un tono catastrofista, Pablo Casado denunció que el consumo de los hogares se está desplomando desde el preciso instante en que Sánchez accedió a la Presidencia del Gobierno. Alertó de la huida de los capitales extranjeros al mismo tiempo que sacó pecho en relación a las políticas de empleo del Partido Popular: “Mi futuro gobierno generará dos millones de puestos de trabajo porque bajaremos los impuestos”, sentenció.

Frente al tema del aborto Pablo Casado propuso una ley de maternidad que defendiera y subvencionara a las mujeres que quisieran tener a unos hijos en principio indeseados. En definitiva volvió a insistir en derogar la ley del aborto socialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.