Orcel demanda a Banco Santander

Orcel demanda a Banco Santander

La demanda contra Banco Santander formaliza la ofensiva legal del banquero italiano Andrea Orcel, procedente del suizo UBS, después de que la entidad bancaria cancelara su contrato como consejero delegado. Así, Orcel exige el cumplimiento de éste o ser indemnizado, por daños y perjuicios, con alrededor de cien millones de euros, que incluyen el sueldo que dejaba de cobrar en UBS y que podría haber percibido en el banco cántabro.

Banco Santander ha puesto el caso en manos de Uría Menéndez, su despacho de cabecera, y no ha hecho comentario alguno al respecto. El bufete De Carlos Remón representa al banquero italiano.

Apenas cuatro meses después de anunciar el nombramiento de Orcel como consejero delegado, el consejo de administración de Banco Santander decidió no continuar adelante al entender que no era asumible afrontar en su totalidad el bonus en diferido que se comprometió a abonar UBS cuando la entidad bancaria decidió contratarlo.

Esta decisión, tomada a propuesta de las comisiones de nombramientos y retribuciones, es “consecuencia de la modificación, tras las negociaciones mantenidas, de las bases sobre las cuales el consejo adoptó la decisión de designar al señor Orcel y la imposibilidad de que los costes de compensar a éste por sus remuneraciones pasadas excediesen los tenidos en cuenta al acordar el nombramiento”.

La futura retribución anual del banquero italiano como consejero delegado del grupo estaba en línea con la de José Antonio Álvarez. En cambio, en ese momento no se podía anticipar el coste final para la entidad a la hora de abonar las retribuciones diferidas asignadas en su puesto anterior y que perdía al dejarlo.

Banco Santander nombró a Orcel en base a una “estimación razonada” del coste, según el asesoramiento ha recibido, los precedentes y las expectativas de que se revisaría a la baja debido a la naturaleza de la relación de ambas entidades y las diferencias en las actividades que desarrollan.

Por su lado, Sergio Ermotti, consejero delegado del banco suizo, dijo que no era una “opción realista” la vuelta del banquero italiano a UBS. Mientras, Orcel ha expresado su “gran decepción” por su fichaje fallido: “La primera reacción fue de sorpresa, tristeza y una tremenda decepción. Creo que ni siquiera este término explica bien lo que sentí”, manifestó a Financial Times en una entrevista.

También contó que todo estaba preparado para su desembarco en Madrid, que su hija de ocho años acababa de superar un examen para entrar en un nuevo colegio y que estaban a punto de comprar una casa en la capital. Con todo, sus intenciones eran llevar a Banco Santander a los tribunales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *