Decenas de muertos en el bombardeo de un centro de inmigrantes de Trípoli

Decenas de muertos en el bombardeo de un centro de inmigrantes de Trípoli

El bombardeo de un centro de detención de migrantes en Trípoli, capital de Libia, ha causado, al menos, 44 muertes y herido a 130 personas, según un primer balance oficial de la Misión de la ONU en el país, UNSMIL. El centro de Tajura alberga a alrededor de 600 migrantes y refugiados y es la segunda vez que resulta atacado desde que las fuerzas lideradas por el general Jalifa Haftar comenzaran una ofensiva con el objetivo de tomar Trípoli, a principios de abril.

Ghasán Salamé, enviado de Naciones Unidas para Libia ha denunciado el bombardeo y ha alertado de que se trata de un “crimen de guerra” al cobrarse las vidas de “personas inocentes”, por lo que ha instado a imponer sanciones a los que han perpetrado el ataque.

Si bien no se conoce con detalle quién ha llevado a cabo el bombardeo, lo cierto es que Haftar anunció que comenzaba una campaña de ataques contra la capital del país, poco menos de una semana después de que las tropas del gobierno reconocido internacionalmente controlaran la localidad de Gharian, al sur de Trípoli y considerada una de las bases avanzadas de las fuerzas rebeldes.

Hasta el momento, la ofensiva se ha cobrado más de 650 muertos, según la ONU, que advierte de que la cifra podría elevarse considerablemente si los combates avanzan hacia el centro de la capital.

Las agencias de Naciones Unidas vienen sosteniendo que Libia no es un país seguro para los migrantes y piden que los que sean interceptados en aguas del Mediterráneo no sean devueltos al país. Tal es así que Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Acnur, se ha manifestado en ese sentido: “Tres mensajes clave después de que bombardeos aéreos hayan matado a muchos migrantes y refugiados en un centro de detención libio: no deben ser detenidos; los civiles no deben ser objetivo; y Libia no es un lugar seguro de retorno”, expresó en Twitter.

El Alto Comisionado sostiene que “los países con influencia deben cooperar para poner fin al conflicto, en lugar de incendiarlo”, haciendo referencia a los que respaldan a las partes enfrentadas. Asimismo, Antonio Vitorino, director de la Organización Internacional para las Migraciones, ha censurado el bombardeo al centro de detención y recordado que “los civiles no deberían ser el objetivo”. Exige “el fin inmediato de la detención de todos los migrantes y refugiados en Libia. El país no es un puerto seguro ya que los enfrentamientos siguen intensificándose”, destacó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.