Openbank lleva a la desesperación a clientes de cuentas de pequeños empresarios a los que no les deja operar

Openbank lleva a la desesperación a clientes de cuentas de pequeños empresarios a los que no los deja operar

Imagínense. Una persona emprendedora, mujer, que abre una casa rural en un pueblo maravilloso. Tiene unos pequeños ingresos en una cuenta de Openbank que acaba de abrir hace tres meses.

Según María Soledad Sánchez, nombre real de la cliente, “desde hace varios meses soy cliente de Openbank. Abrí una cuenta para mi pequeña empresa porque este banco no cobra comisiones y el sistema de operaciones me pareció práctico”.

Sin embargo, cuál es su sorpresa que, tras entrar en la cuenta a nombre de su empresa, una humilde SL, no le dejan operar con ella. La tienen un mes entretenida sin darle las claves para operar. Ella escribe, llama, la marean de un lado para otro, un par de horas al día, mientras los clientes, eso sí, hacen los ingresos que ella sólo puede observar en la pantalla cuando ve el saldo de la misma.

Para Marisol, “desde que abrí mi cuenta, no he tenido más que problemas. He intentado cancelarla pero ni siquiera he podido hacerlo. Puse quejas, escribí correos… Nunca me contestaron”.

El n buen día, por fin la dejan operar, le dan un número clave para poder hacer transferencias y pagos, pero en pocas horas vuelve a tener problemas.

“Después de enviarles toda la documentación solicitada y debidamente firmada, no activaban mi cuenta para poder operar. Llamé repetidas veces para saber cuál era el problema y me decían que habían perdido la documentación y que por eso no me daban la clave de firma… que me la volverían a enviar. Mientras tanto no podía operar en mi cuenta”.

Llevaba ya dos meses así. No podía soportarlo. Hasta que un buen día entra en la cuenta y… ¡ha desaparecido! Llama y le dicen en Openbank que no existe la cuenta. Escribe a ADICAE de los que está esperando respuesta. No sabe a qué número llamar del Banco de España. Se pone entonces en contacto con nosotros.

Ella insiste ante la perspectiva de ruina: “De nuevo les envié la misma documentación varias veces por email, correo y por valija interna del Banco Santander con el mismo resultado. Después de multitud de llamadas en las que me tenían esperando mínimo 27 minutos. En casiones me colgaban el teléfono o me decían que no podían hacer nada porque el departamento de empresas estaba ocupado. Me daba la impresión de que el departamento de empresas no existía”.

Lo peor ha sido cuando la cuenta, de repente, desaparece. “Recientemente voy a acceder a mi cuenta y no es posible. Llamo y me dicen que mi cuenta no existe y que no pueden hacer nada. Me quedo estupefacta.  Después de casi media hora, finalmente, me dan el correo de Atención al Cliente del Banco Santander para que exponga mi queja.   Asi me dijeron, cosa que hice el pasado dia 24 de julio”

“He presentado una queja en ADICAE. Y, ante mi preocupación, he hablado con Atención al Cliente del Banco de España, me han dicho que les envíe un fax con acuse de recibo, si en un plazo de dos semanas máximo no recibo respuesta, ellos se encargarán de este asunto. ¡Dos semanas! Y yo sin poder hacer pagos durante los últimos tres meses”.

Es un caso más de Openbank. Ella, María Soledad Sánchez, no sabe a quién acudir. Tiene diversos ingresos de sus clientes, pero no se les permite hacer pagos. El dinero se acumula en la cuenta y Openbank no le deja disponer. Burocracia a todo meter. Docenas de horas perdidas. Dinero que no se encuentra, no se sabe dónde está, según ella misma declara.

Este periódico se pone en contacto con la empresa y tampoco consigue nada. La propia Marisol se ha movido por internet y ha localizado a otros clientes en la misma situación. No saben qué hacer.

“Mientras tanto, me están ocasionando serios daños ya que no puedo operar con mi cuenta. La situación es surrealista y desesperante para mi. Confíe en Openbank. Creí que era un banco serio en el que trabajarían profesionales; pero no es así. Parece ser que no soy la única que tiene problemas con este banco”.

Seguiremos informando.

 

 

 

 

 

2 thoughts on “Openbank lleva a la desesperación a clientes de cuentas de pequeños empresarios a los que no les deja operar”

  1. Si hay justicia, de ningún modo debería de permitir estos hechos absurdos de este banco. Al banco tendrían que retirarle la licencia para operar, no sin antes multarle con suficiente cantidad para compensar a estos frustrados clientes.

  2. Nunca había oido el nombre de ese banco, por el texto me parece entender que puede tener relación con el Banco de Santander. Lamento muchisimo la situación de esta señora a la que están volviendo loca, lo más fuerte es cuando desaparece la cuenta. Espera que sus gestiones en ADICAE y en el Banco de España le sean favorables. Pero ahora un recordatorio para el Banco de España, muevanse con rápidez y cierren ese banco ladrón que retiene sin motivo el dinero de los españoles. A fin de cuentas el Banco de España tiene poder para eso y para más, si tiene que ver algo el banco Santander diganle a Patricia Botín que se ponga las pilas ya, devolviendo el dinero a todas las personas. La justicia es lenta y cara pero a veces funciona y si no quieren cerrar el Openbank, tranquilos que se cerrará solo, el boca a boca da para mucho y en la era de Internet en 3 días lo sabe toda España, por cierto no vale con devolverles el dinero que había en su cuenta tienen que pagarles los intereses del tiempo que les han retenido el dinero, el interés debe de ser el mismo que te cobra el banco cuando te retrasas. ¡ Que jeta! ¿ustedes no cobran intereses, pues ahora les toca pagarlos? Al Santander si tiene relación con los hechos también, pero una denuncia que llegue a Europa sobre el mal comportamiento del Banco de España, eso dolería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *