La nube volcánica pone en peligro el tráfico aéreo

La nube volcánica pone en peligro el tráfico aéreo

Con la erupción del volcán de Cumbre Vieja en La Palma, además de la lava, se libera una nube volcánica que podría llegar a afectar al tráfico aéreo.

Después de comenzar el domingo 19 de setiembre, el magma ya ha arrasado 166 hectáreas y 350 edificaciones. Así se desprende del seguimiento por satélite del programa Copérnicus de la Unión Europea.

Por tanto, son 14 hectáreas más que hace dos días. Ahora, la colada avanza muy lentamente debido a la densificación de la lava que va camino del mar. Los expertos creen que es posible que finalmente no alcance el océano.

Además, en las últimas 24 horas se han intensificado las explosiones, si bien ya no hay terremotos en la isla. El último registrado por el Instituto Geográfico Nacional fue el jueves a las 13:22 horas.

Sin embargo, al aumentar la explosividad del volcán, se ha ordenado el confinamiento de los barrios de Tajuya, en Los Llanos de Aridane. También el de Tacande, en El Paso. En este último ya se había evacuado una parte.

Por otro lado, la erupción ha generado dos nubes de ceniza, una a cada lado del volcán. No obstante, por ahora, la nube volcánica no está afectando a la navegación aérea, aunque no se descarta.

Así, por el momento todos los aeropuertos canarios operan con normalidad, apuntan en Enaira. Pese a ello, se ha elevado a nivel rojo el código de aviación para que la navegación aérea sea totalmente segura.

En consecuencia, se han creado dos zonas restringidas de espacio aéreo con el fin de asegurar la operativa de emergencias.

De hecho, Enaire operó este jueves hasta 730 vuelos de entrada y salida en Canarias. Tan sólo se registraron algunos retrasos de vuelos interinsulares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.