El coronavirus muta y se contagia más por el aire, según un estudio

Una mutación hace que el coronavirus se contagie más por el aire

Un nuevo estudio ha revelado que el coronavirus está experimentando una mutación que le permitirá convertirse en aerotransportado. Es el resultado de una investigación dirigida por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Maryland (Estados Unidos).

Según el estudio, las personas infectadas exhalan virus infecciosos en su aliento. Aquellos infectados con la mutación o variante Alfa, la dominante en el momento de la investigación, ponen entre 43 y 100 veces más virus en el aire que las infectadas con cepas originales.

Además, las investigaciones revelaron que las telas holgadas y las mascarillas quirúrgicas reducen a casi la mitad la cantidad de virus exhalada. Lo han publicado en la revista Clinical Infectious Diseases.

Así, Don Milton, profesor de salud ambiental en la Escuela investigadora, señala el estudio “proporciona una prueba más de la importancia de la transmisión por el aire”.

“Sabemos que la variante Delta que circula ahora es aún más contagiosa que la variante Alfa. Nuestra investigación indica que las variantes siguen mejorando en su viaje por el aire”, apunta.

Por ello, “debemos proporcionar una mejor ventilación y usar máscaras ajustadas, además de la vacunación, para ayudar a detener la propagación del virus”.

Los investigadores explican que la cantidad de virus en el aire con la variante Alfa era mucho mayor de lo que debía por los hisopos nasales y la saliva.

“Ya se sabía que el virus en la saliva y los hisopos nasales aumentaba en las infecciones de la variante Alfa”, explica uno de los principales autores.

“El virus de la nariz y la boca podría transmitirse mediante la pulverización de grandes gotas cerca de una persona infectada. Pero nuestro estudio muestra que el virus en los aerosoles exhalados aumenta aún más”, remarca.

Una mutación para transmitirse mejor por el aire

Además, una de las conclusiones es que la variante Delta está experimentando una mutación para viajar mejor por el aire.

Así, se necesitaba comprobar si las mascarillas actúan correctamente para impedir que el coronavirus se transmita entre personas. Para ello los investigadores midieron la cantidad de virus que se respira en el aire.

También comprobaron la cantidad de SARS-CoV-2 que exhalaban las personas enfermas de covid tras ponerse una mascarilla quirúrgica o de tela.

Después, constataron que las cubiertas faciales reducen claramente las partículas cargadas con el virus en el aire alrededor de la persona con el coronavirus.

La cantidad se reducía a casi la mitad, pero las mascarillas no impidieron que el virus pasara al aire.

Por tanto, varios mensajes se deben recibir de este estudio. “El coronavirus puede estar en tu aliento exhalado. El uso de una máscara reduce la posibilidad de que lo respires en otros”, indica Jennifer German, una de las coautoras del estudio.

En consecuencia, las personas que trabajan cara al público y en interiores deben aplicar medidas de control ‘por capas’. Esto es, mejor ventilación, saneamiento del aire con rayos UV y mascarillas ajustadas. Por supuesto, la vacunación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.