Montoro crea nuevos impuestos

Montoro crea nuevos impuestos

Objetivo: 2.100 millones y financiar la subida de las pensiones.
A última hora del lunes, al filo de expirar el plazo, el Gobierno envió a Bruselas el Programa de Estabilidad 2018-2021, en el que se incluye la creación de nuevos impuestos, “nuevas figuras tributarias”, para financiar la subida de las pensiones exigida por el PNV para apoyar los Presupuestos Generales del Estado, PGE. Con estas medidas se incrementará “la recaudación prevista en 600 millones de euros en 2018 y en 1.500 millones adicionales en 2019”, un total de 2100 millones, dice el documento.
Así, para los primeros 600 millones, de 2018, el Ministerio de Hacienda creará un impuesto a grandes tecnológicas como Google, Amazon y Facebook. “Se plantea la creación en 2018 de un nuevo impuesto sobre determinados servicios digitales”, si bien se matiza que “se aplicará únicamente a empresas con un elevado importe de ingresos anuales, de forma que no grave a las Pymes, y solo gravará por los ingresos derivados de la prestación de determinados servicios digitales, que son los más difíciles de capturar por los sistemas tributarios vigentes”. En un principio, estaba previsto implantar esta nueva medida para 2019, pero el sábado pasado, Román Escolano, ministro de Economía, avanzó que sería para 2018, de modo que se calmar la inquietud generada en la Comisión Europea por el anuncio de la subida de las pensiones.

Es menos de un tercio de lo necesario
Con todo, la cantidad prevista es menos de una tercera parte de lo que el Gobierno necesita para financiar el incremento de las pensiones y en el documento se habla siempre de “figuras impositivas”, en plural, por lo que esta nueva casa podría venir acompañada de otras medidas que aumenten la recaudación. El PNV exigió al Ejecutivo, a cambio de apoyar los PGE, incrementar esa partida presupuestaria de gastos, por lo que Montoro pretende, con estos ingresos, afrontar el esfuerzo. Así, se detalla que “para extender los beneficios del crecimiento a los pensionistas y con carácter puntual, se prevé revalorizar las pensiones un 1,6% y un 1,5%, -2018 y 2019-, respectivamente, con aumentos del 3% para las pensiones mínimas y aumentos de la base reguladora de las pensiones de viudedad del 52% al 56% en 2018 y del 56% al 60% en 2019”.
No obstante, Bruselas es recelosa de estas medidas porque lo habitual, la experiencia lo demuestra, es que los ajustes se hagan a través de los gastos y, muy raramente, mediante ingresos, aunque sí suele ocurrir que estos mejoran o son superiores a lo presupuestado, normalmente porque hay un crecimiento mayor de lo esperado.
Desde hace meses, la Comisión Europea estudia un “impuesto sobre determinados servicios digitales”, pero de momento la medida está frenada por la oposición de hasta ocho países. Desde Moncloa se pretende aprovechar ese impulso, pero no se tiene mucha confianza en él desde Bruselas. Los técnicos advierten de que no se deben poner muchas esperanzas en esta medida y que deberán estudiarse otras fuentes de ingresos para compensar la subida de las pensiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.