Casi la mitad de los locales de Madrid estarán vacíos a principios de 2021

Casi la mitad de los locales de Madrid estarán vacíos a principios de 2021

“A este ritmo, cerraremos 2020 con un escenario de un 40% de locales vacíos en la capital”, apuntan desde Pisos.com. Así lo revela una información de ABC. Lo cierto es que cada día aparecen más establecimientos que echan el cierre ante la incapacidad de los negocios de sobrevivir a la sequía impuesta por el coronavirus.

La confianza del consumidor sigue bajo mínimos. Apenas se compra lo imprescindible y las ganas de ir de compras está muy lejos de recuperarse. Aumenta el número de carteles de “disponible” incluso en barrios donde antes era casi imposible encontrar locales para alquilar, y menos aún comprar.

Al sector del “retail”, el mercado minorista, apenas le queda recursos y capacidad de crédito para aguantar. Sólo sobreviven aquellos que han podido llegar a un acuerdo temporal en sus alquileres, una de las dos partidas de gasto más importantes. Y a duras penas si unimos el de personal.

Para los propietarios o los agentes inmobiliarios es un desastre por la escasa rentabilidad que ahora aportan los locales comerciales. Antes de la crisis sanitaria era del 8% frente al 4% que ofrecía el sector residencial. Los expertos auguran que en poco tiempo se verá una gran oferta de establecimientos disponibles.

Esto obligará a los dueños de esos locales, en aquellas zonas donde sea posible, a considerar la opción de reconvertir el establecimiento en vivienda. “Es una opción futurible ante la bajada drástica de las rentabilidades y podría ser una solución para los propietarios”, señalan.

A todo ello se une la avalancha de jubilaciones y ceses de negocios, que de no haber sido por el coronavirus, se habría producido más adelante. Era un escenario impensable hace unos meses. Ahora, se prevé caídas medias de los precios de nuevos contratos de alquiler de en torno al 20%.

La caída del turismo también ha sido devastador para los locales comerciales

El desplome del turismo contribuye aún más al desolador escenario al que se enfrentan estos locales y los negocios que albergan. Sobre todo en las zonas donde la visita de turistas era la gallina de los huevos de oro.

Las ventas entre enero y agosto se han precipitado a la baja hasta en un 40% respecto al año pasado. Si el consumidor no compra es completamente inviable mantener el cierre levantado.

Según el Consejo de Comercio de la Confederación Empresarial de Madrid-CEOE (CEIM) ya se ronda el 24% de los negocios con la persiana bajada. Tras el fin del estado de alarma, de acuerdo con sus datos, ya hubo un 15% de los negocios que no quiso abrir, a la espera de ver el comportamiento del consumo.

Ahora, con las medidas de restricción de la movilidad en 26 zonas básicas de salud de Madrid, el panorama empeora. “Cuando le dices a la gente que no salga a la calle, lo siguiente que se tiene que hacer es obligar a cerrar los comercios por Real Decreto y que vuelvan las ayudas porque no tiene sentido tenerlos abiertos sin clientes”, señalan desde CEIM.

Es más. Ni siquiera es válido retrasar el pago de los alquileres seis meses “porque no se van a recuperar las ventas y no habrá manera de pagarlas después”, abundan.

Desde el sector del retail piden soluciones. Unas soluciones que pasan por ayudas directas o fijar precios variables de los alquileres de locales en función de, por ejemplo, la facturación. También una flexibilización de las condiciones por parte de los propietarios. Entretanto eso llega, muchos locales seguirán echando el cierre. Y una calle con locales cerrados es una “calle muerta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.