Los ministros socialistas contra la enmienda antidesahucios de Podemos

El ministro de Justicia, contra la enmienda antidesahucios de Podemos

La enmienda antidesahucios que Podemos ha presentado junto a ERC y Bildu sigue sumando polémicas y detractores. En esta ocasión, entre otros, es Juan Carlos Campo, ministro de Justicia, quien se ha unido a los que la consideran como algo negativo.

En una entrevista en Telemadrid, el ministro ha calificado la enmienda antidesahucios como “absolutamente anormal”. Añadió, como ayer hizo Nadia Calviño, ministra de Asuntos Económicos, que se sentiría más cómodo si “fuese el PP quien apoyase” los Presupuestos.

Y es que, efectivamente, no parece muy normal que un socio del Gobierno de coalición enmiende su propio proyecto de Cuentas Públicas. Más bien apunta a que, al no ser admitida su propuesta en el consenso de los Presupuestos, trata de gobernar desde fuera del Ejecutivo.

Así las cosas, Campo aseguró que le provoca “cierta inquietud” el que Unidas Podemos, como decimos, presente una enmienda contra sus propios Presupuestos. “Es absolutamente anormal, lo tengo que decir”, manifestó.

Las discrepancias, como la de la enmienda, son normales

Con todo, el titular de Justicia ha querido normalizar unas posibles “crisis internas” en el seno de un Gobierno en el que hay dos grupos políticos. Señaló que cada uno tiene “criterios diferentes”, a pesar de lo cual, a su juicio, “la externalización es clara”, mostrando que sólo hay “un único gobierno”.

Respecto a la polémica suscitada porque Bildu haya votado a favor de que se tramiten las Cuentas, Campo afirmó que “no hay voto de mejor o peor calidad” en democracia. En ese sentido, trasladó que el Ejecutivo no se puede permitir “dejar de contar” con la formación abertzale para sacar adelante los Presupuestos.

Así, sostuvo que “decir que están vetados por unas historias pasadas, que es cierto que dejaron unas heridas profundas, no tenemos que engañarnos”. “Lo verdaderamente importante es que un país mire hacia delante”, añadió.

En democracia, lo que no vale es utilizar métodos no democráticos

En política, dijo el ministro, “como en la vida” la clave es “el juego de la alteridad, ponerse en el sitio del otro”. Según razonó, el que no haya mayorías obliga a una mayor cohesión. De ahí que las únicas líneas rojas sean contra quienes “no utilizan los métodos democráticos para hacer sus criterios o políticas”.

A su entender, “la democracia es lo suficientemente fuerte para saber soportar este tipo de tensiones”, aseguró. Siguiendo esa línea, también hizo mención de las críticas internas en el PSOE vertidas por algunos barones y ex dirigentes socialistas.

“Me parece bien que lo manifiesten. Distinto es que pueda compartirlo”, sentenció, si bien admitió que no le provoca “perturbación” oír opiniones en contra de la gestión del Gobierno.

No obstante, también reconoció que le gustaría contar con “más respaldo” dentro del propio partido. Es momento de “estar juntos”, “pero no me produce quebranto oír discrepancias incluso a opiniones mías. Es el juego de la democracia”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.