Más de 20 millones de españoles tienen un gusano dentro de su cuerpo

Más de 20 millones de españoles tienen un gusano dentro de su cuerpo

La estrongiloidiasis es una enfermedad de graves consecuencias que afecta principalmente a las personas inmunodeficientes. Está provocada por el Strongyloides stercoralis que es un nemátodo. Esta enfermedad es común en muchas áreas tropicales y subtropicales. Ahora, un grupo de científicos entre los que se encuentra Peter Odermatt, han llevado a cabo una encuesta parasitológica entre la población de Camboya determinando que casi un tercio de los ciudadanos camboyanos están infectados con S. stercoralis.

El modo de transmisión del nemátodo es por medio de larvas que infectan a los humanos a través de la piel. El gusano que la provoca puede traer consigo infecciones largas y verdaderamente fatales. Por desgracia, no es posible detectar las larvas a través de diagnósticos coprológicos estándar, así que S. stercoralis ha podido ser sub-detectado e ignorado a través de décadas.

El equipo de Odermatt, con su estudio que ha publicado en PLOS Neglected Tropical Diseases, ha utilizado una prueba de diagnóstico por la que detecta los anticuerpos IgG de S. stercoralis en la orina. En el estudio participaron unos 7.246 voluntarios, los cuales facilitaron datos acerca de la demografía, higiene y conocimiento que se tenía acerca de la infección, según informa Quo.

Según los resultados, el 30,5% de las personas que participaron estaban infectados con lombrices. La variación en la tasa en provincias individuales fue del 10,9% a 48,2%. Al aumentar la edad y al defecar al aire libre se produce un incremento del riesgo.

Las altas temperaturas nocturnas, las precipitaciones y la distancia al agua tienen relación con la infección por S. stercoralis. Por medio de las estadísticas se pudo predecir en qué lugares se producía de modo más frecuente, por lo que se pudo realizar un perfil de riesgo en Camboya.

“Nuestro estudio representa un claro mapa de riesgo de S. stercoralis en un entorno altamente endémico –han apuntado los autores del estudio–. Sobre la base de estos datos, la población en riesgo se puede cuantificar y la planificación de un enfoque de control concreto se vuelve realista, pero se necesitan subsidios para apoyar el alto coste de los medicamentos para comenzar a combatir la infección”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *