Entrevista. Manuela Bergerot: “Más Madrid está sembrando en cada municipio la alternativa a Ayuso” (II)

Entrevista. Manuela Bergerot: “Más Madrid está sembrando en cada municipio la alternativa a Ayuso” (II)

Segunda parte de la interesante entrevista con Manuela Bergerot, portavoz adjunta de Más Madrid en la Asamblea de Madrid y vicepresidenta de la Comisión de Administración Local y Digitalización. Con ella hemos hablado de empleo, de Sanidad, Atención Primaria, y del futuro de la izquierda en la Comunidad de Madrid

¿Qué es empleo de calidad?

Creo que la izquierda a veces ha pecado de poner todo el foco en visibilizar a una de las comunidades que, a pesar de ser la más rica, es donde más desigualdad hay.

Pero también debemos mostrar que queremos generar riqueza. A través de la transición ecológica que permite la generación de empleo, también. Obviamente, no hay sostenibilidad ni ambiental ni económica, si no hay sostenibilidad social.

Cuando hablamos de presentar una ecotasa para un turismo sostenible, no estamos hablando de descarbonizar la arquitectura, que conlleva empleo, sino que también hablamos de todas las mujeres que trabajan en el sector del turismo y que sus derechos laborales hemos visto que ha sido absolutamente pisoteados.

Y cómo en la pandemia, también las mujeres que se dedican, y que ocupan un porcentaje altísimo, las mujeres migrantes, todo el tema del cuidado y del hogar. Es que no hemos llegado todas a la pandemia en la misma situación y esa desigualdad se ha agravado. Lo que tenemos que hacer es garantizar derechos laborales que nos creemos que están superados y no es así.

¿Cómo veis en Más Madrid la situación de epidemiología y sobre todo la Atención Primaria, el cierre de urgencias, el cierre de centros de salud?

Imaginarás que con Mónica García a la cabeza ha sido la que ha podido visibilizar lo que ocurría de verdad en los hospitales públicos. Además, es que Mónica lo lleva denunciando desde hace muchísimo antes, que la Atención Primaria está en una situación de absoluta agonía. Promesas incumplidas tras promesas incumplidas, así hemos llegado, por ejemplo, a que llevamos más de 500 días con los servicios de urgencias de Atención Primaria cerrados. Desde el año 2020.

Cuando nosotras hablamos de que lo que hacemos es política de lo cercano, de lo cotidiano es, precisamente, referente a la política que realiza Ayuso, que es la política de la exclusión y de la lejanía. Lo que no puedes hacer es que, en los municipios de la Sierra noroeste o de la Sierra norte de la Comunidad de Madrid, la gente se tenga que desplazar 60 kilómetros para ser atendida en un servicio de urgencia o para poder recibir la vacuna porque ahí lo que se une es un problema de movilidad.

Frente a esa política de exclusión y lejanía hay que reforzar todos los servicios que generan comunidad desde lo cercano y sabemos cómo siguen con citas a más de 15 días vista, aumento de las listas de espera, colapsos en los centros de salud que no pueden ofrecer ya algunas consultas telefónicas, sobrecarga. No sólo es el personal sanitario, sino el personal que conforma todo el centro de atención.

¿Cuál es vuestra propuesta cara a esas elecciones de 2023 si ganáis?

Lo primero, hay que revertir el éxodo sanitario. Las políticas del Partido Popular han provocado que sólo 22 de los 291 médicos de familia y pediatras que han terminado su especialidad han escogido plaza en Madrid.

Eso se traduce en un deterioro del servicio de la atención a los pacientes. Tenemos que recuperar a los profesionales, volver a dotar de recursos a la Atención Primaria, a todo lo que genera cercanía. Simplemente, con que el dinero público que va destinado a los hospitales no vaya a fondos de inversión cuyo beneficio no se ha puesto en el bien común. Toda la gestión de los hospitales públicos tiene que ser de gestión pública.

Nosotras llevamos un mes con una campaña por toda la Comunidad de Madrid para exigir ya la reapertura de todos los Servicios de Urgencia de Atención Primaria.

¿Hay dinero de verdad para revertir esa situación?

Hombre que si hay recursos. Depende de dónde los pongas. Sin ir más lejos, los hospitales. Fresenius, la dueña de Quirónsalud, ha puesto a la Comunidad de Madrid como su segundo mayor deudor: 1.248 millones de euros le debemos a un gigante empresarial que dijo, además, que era más rentable el dinero que lograba de las arcas públicas que el que lograba de la actividad privada.

El dinero está. El asunto es a dónde se está yendo el dinero de las madrileñas y los madrileños.

¿Para cuándo la izquierda va a ganar unas elecciones en la Comunidad de Madrid?

En 2023.

Eso es más un deseo.

Por supuesto, y no hay que anular los deseos en todo este trabajo porque, si estamos abocados a lamernos las heridas y a la melancolía, pocos horizontes ponemos ahí en común y que tanto necesitamos. Porque, con todo lo mal que lo hemos pasado colectivamente, si no nos permitimos el derecho a poder desear e imaginar esa vida mejor que queremos todas, esto no es viable.

Sin embargo, parece que es un mal endémico de la izquierda que es como si le gustara perder las elecciones en Madrid.

No. A nadie le gusta la derrota. Nosotras sabemos resistir. Además, practicamos una resistencia sutil, como nos han enseñado todas las mujeres que nos preceden en este país, que han sacado adelante un país sin aparecer en los libros de historia, sin grandes gestas épicas. Sabemos resistir, pero queremos ganar.

Los resultados del 4 de mayo no fueron satisfactorios desde el momento en que ganó la derecha. Pero los madrileños nos colocaron como segunda fuerza política en la región y somos la alternativa ahora mismo. Estamos identificadas como esa alternativa y traemos algo nuevo. No solo venimos a denunciar, sino también venimos a proponer y eso es algo que se está identificando bastante bien por parte de los madrileños.

Mónica García es ahora la indiscutible lideresa de la oposición, pero se llegó a unas elecciones y la izquierda no fue capaz de unirse. Si el objetivo es desalojar a la derecha de la Puerta del Sol, ¿no se ha perdido quizás ese norte?

Yo no lo creo, sobre todo viendo nuestro resultado, más allá de que no es un resultado colectivo positivo. Ayuso convoca unas elecciones con un interés personal, ni siquiera partidista, como se ve por su pugna con Casado.

Cuando se convocan elecciones, a Más Madrid no nos pilla a pie cambiado. La militancia de Más Madrid estaba en movimiento, estábamos organizadas, movilizadas en cada barrio y en cada municipio. Venimos de ser parte de las redes de apoyo de acompañamiento de la movilidad sostenible. Por tanto el arraigo territorial que tenemos es clave también para, junto con el liderazgo de Mónica García, llegar a ser la primera fuerza de la izquierda y superar, por primera vez en democracia, al Partido Socialista.

A veces nos quedamos encajados en frases encorsetadas o en etiquetas que no nos permiten probar otras fórmulas. Nuestros datos fueron muy buenos y a lo mejor lo que hay que empezar a pensar en otras fórmulas más allá de lo conocido hasta ahora de esa unión y de cómo se tiene que dar esa unión, como quien no tenía pulso en la Comunidad de Madrid y quiere bajar y no reconocer el trabajo de las que ya llevábamos aquí.

A lo mejor lo que hay que hacer es darle una vuelta. El pacto de no agresión no fue puntual. Es nuestra forma de hacer y de construir, lo sostenemos y no lo sostenemos solas. Nuestro grupo parlamentario se llama Más Madrid-Verdes-Equo. Ahí hay una coalición y demostramos que no genera desafección por la política ni descreimiento hacia la militancia. Parece que algo en la forma de hacer con Verdes-Equo lo estamos haciendo bien.

¿Qué fórmula proponéis para que en 2023 esa alianza de la izquierda consiga desalojar a Ayuso de la Puerta del Sol?

En esto, está bien que tengamos un horizonte pero hay que construir día a día y desde abajo. Esa pregunta que nos tenemos que responder colectivamente es en 2023 y ahora mismo estamos a cuatro meses desde que se ha vuelto a reactivar la actividad parlamentaria en la Asamblea de Madrid. Se está hablando ya de pactos, alianzas…

No es el momento. No hay convocatoria elecciones a la vista, queda mucha legislatura por delante y, de verdad, creo que tenemos que llegar a 2023 sobre todo habiendo construido comunidad, frente a ese sálvese quien tenga tan típico de los neoliberales.

Aquí tenemos que garantizar que las madrileñas y madrileños llegamos cohesionados, con compromiso y, por qué no, con afecto. Y ya veremos en 2023 si llegamos habiendo reconstruido esos lazos, y ya veremos cómo nos presentamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.