Ley de Vivienda: el Consejo de Ministros aprobó la primera norma estatal en España en esta materia

Ley de Vivienda: el Consejo de Ministros aprobó la primera norma estatal en España en esta materia

Ha costado, pero finalmente el Consejo de Ministros aprobó este martes la Ley de Vivienda, la primera norma estatal en España en esta materia. Es un importante paso adelante, pese a que el Gobierno se haya dado un plazo de 18 meses para elaborar el índice de referencia en las zonas tensionadas.

La nueva Ley de Vivienda se tramitará por el procedimiento de urgencia de forma que llegue “cuanto antes” al Congreso para su definitiva tramitación. Así lo ha señalado Raquel Sánchez, ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

Esta norma “pretende configurar la vivienda como el quinto pilar del Estado del Bienestar. Todos somos conscientes de que la vivienda es algo indispensable para el proyecto vital de cualquier persona”, apuntó la ministra.

La intención del Gobierno es que entre en vigor en el segundo semestre de 2022, puesto que así figura en el Plan de Recuperación.

Así, Sánchez ha reiterado que la Ley de Vivienda da “seguridad jurídica” a inquilinos y propietarios. Deja de considerar la vivienda “como un bien de mercado y ahora pasa a “consagrarlo como un derecho”. Además, descarta que suponga una retirada de fondos internacionales en el sector.

Respecto a las novedades, se trata de las que se ha venido hablando en las últimas semanas. Es decir, las bonificaciones fiscales, la declaración de las zonas tensionadas o el recargo en el IBI a las viviendas vacías

Además, la norma protege permanentemente el parque público de vivienda social puesto que prohíbe su enajenación. Asimismo, una novedad es el concepto de vivienda asequible incentivada de titularidad privada.

Con él se dan “beneficios fiscales o de cualquier otra índole” a aquellos propietarios que ofrezcan alquileres a precios reducidos.

Respecto al recargo en el IBI, se aplicará el máximo del 150%, a aquellas viviendas desocupadas durante más de dos años. También a los propietarios de un mínimo de cuatro viviendas en un mismo municipio.

Otro de los aspectos más relevantes es el incentivo fiscal. Los propietarios podrán beneficiarse de deducciones de entre un 50% y un 90% en el IRPF. La condición es que ofrezcan alquileres de vivienda habitacional a precios asequibles.

Si se trata de áreas tensionadas y el arrendador baja un 5% la renta respecto al contrato anterior, la bonificación alcanzará el 90%. Asimismo, el 70%, si se alquila por primera vez a jóvenes de entre 18 y 35 años, entre otras medidas para fomentar el alquiler a precios asequibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.