Maduro previene a Sánchez de que sus manos quedarán manchadas de sangre

Maduro previene a Sánchez de que sus manos quedarán manchadas de sangre

Llama “cobarde” al jefe del Ejecutivo español.
En una ceremonia militar en Aragua, Nicolás Maduro, presidente de facto de Venezuela, ha advertido a Pedro Sánchez, jefe del Gobierno español, de que sus manos quedarán “llenas de sangre” si se produce una intervención armada, además de tildarlo de “cobarde” por reconocer a Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, como legítimo Jefe del Estado. “La historia lo recordará como un pelele que se ha puesto al servicio de la política guerrista de Donald Trump”, añadió.

Así lo ha manifestado en un acto en conmemoración del fallido golpe de Estado que impulsó Hugo Chávez en 1992, Día de la Dignidad en Venezuela, calificando de “nefasta” para las relaciones internacionales su decisión. Advirtió de que las Fuerzas Armadas del país “defenderán la patria con la propia vida si fuese necesario”, haciendo un llamamiento a la movilización militar y ciudadana al grito de “si quieres paz, prepárate para defenderla”.

“Aquí voy a seguir gobernando junto al pueblo los seis años que me toca gobernar”, indicó. Descartó cualquier salida del poder o convocatoria electoral, además de rechazar ayuda humanitaria: “No somos mendigos de nadie”, dijo.

Maduro sostuvo la legitimidad de su Gobierno, ignorando a Guaidó y al apoyo internacional que está recibiendo el presidente de la Asamblea Nacional, “frente a quienes convocan el intervencionismo, frente a quienes entregan su alma al diablo imperialista”. “Aquí estamos de pie, más fuertes que nunca, más unidos que nunca”, destacó. Fue cuando se erigió como el representante de “la Venezuela buena, la Venezuela de verdad”. “Nosotros somos de verdad y nuestra verdad nació hace 27 años, en una rebelión contra el FMI, contra el neoliberalismo, contra los traidores de la patria”, enfatizó.

Entonces, se mostró dispuesto a “rectificar lo que haya que rectificar”, evitando, sin embargo, cualquier autocrítica y haciendo un llamamiento a rechazar las amenazas exteriores, encarnándolas en Donald Trump. “Jamás vamos a rendir las armas y las banderas de la República ante el imperialismo yanqui”, exclamó.

El presidente de facto de Venezuela anunció una “gran jornada nacional” de recogida de firmas para luego entregarlas en la Casa Blanca, denunciando que Venezuela está sometida a una “gran guerra psicológica” e instó a tener “nervios de acero, calma y cordura, mucha fortaleza moral”. Será, dijo, una “ola pacífica de solidaridad” en “las plazas, cuarteles, fábricas” para recoger “millones” de firmas y que “se escuche la voz de Venezuela” en oposición a la “locura guerrerista que se ha apoderado de la Casa Blanca”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.