Macron gana las presidenciales francesas

Macron gana las presidenciales francesas

Las últimas encuestas otorgaban a Emmanuel Macron, presidente de Francia, una ventaja cercana a los 12 puntos sobre su rival Marine Le Pen.

Finalmente, la diferencia ha sido menor, como se esperaba ya que la primera vuelta acabó con apenas una distancia de algo más de cuatro puntos.

Al cierre de estas líneas, Macron ha cosechado el 58,5% de los votos, frente al 41,5% de Le Pen. Así, con el escrutinio prácticamente finalizado, el actual presidente seguirá en El Elíseo.

De hecho, se convertirá en el primer jefe del Estado francés en resultar reelegido en 20 años, desde 2002, cuando revalidó Jacques Chirac.

Con ello, Macron permanecerá como presidente otros cinco años más, totalizando, al menos, diez años.

Así, miles de seguidores del presidente se congregaron frente a la Torre Eiffel de París, donde recibieron con júbilo los datos. Esperaban, al cierre de estas líneas las primeras palabras del mandatario reelegido.

Macron pierde apoyos

No obstante, los resultados apuntan que el mandatario ha perdido apoyos. Es el favorito, pero habría perdido un 7,5% de electores respecto a las elecciones de 2017, cuando también su rival fue Le Pen.

En cambio, la líder de la ultraderechista Agrupación Nacional se consolida y se encamina hacia el mejor resultado de su historia.

Así las cosas, todo dependía de la abstención, que se preveía alta y se mantuvo dos puntos por debajo de 2017. Entonces, la participación fue del 65% y ahora estuvo durante casi toda la jornada en el 63,3%.

Sin embargo, en las últimas horas del día de la cita electoral, la participación llegó a casi el 72%, un porcentaje, aun así, bajo.

Además, otra diferencia con los comicios de 2017 es que el presidente francés ganó en todas las regiones. En cambio, en estas elecciones Le Pen le ha ganado en algunas.

Asimismo, la victoria de Macron también dependía del sentido del voto de los electores de Jean-Luc Mélenchon.

El candidato de Francia Insumisa en la primera vuelta obtuvo un meritorio 22%, pisándole los talones a la candidata de Agrupación Nacional.

La misma noche electoral, Mélenchon pidió a sus electores que votaran en esta segunda vuelta a Macron para evitar que la ultraderecha gobernara en Francia.

Pese a que muchos habían manifestado que así lo harían, otra buena parte trasladó que se inclinaría por Le Pen con tal de expulsar a Macron del Elíseo. O se abstendrían.

Quedaba, por tanto, en manos de esos indecisos que no se habían manifestado y cuya movilización era vital para la victoria del presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.