Los Republicanos presentan una reforma fiscal en el Senado algo menos reaccionaria que la de Trump

Se propone retrasar a 2019 el recorte en el impuesto a las empresas.

Esta propuesta contrasta con la intención de Donald Trump de que la reducción del 35% al 20% tenga un efecto inmediato. Para el presidente norteamericano, esta rebaja es fundamental para revitalizar la actividad económica, así como para acelerar el crecimiento anual por encima del 3%.
El Comité de Finanzas del Senado fue el encargado de presentar el plan nuevo que tiene diferencias con la propuesta iniciada por la Cámara de Representantes, por lo que se prevén intensos debates en el seno del propio Partido Republicano.
Entre las diferencias, la propuesta del Senado mantiene siete tramos de impuestos de la renta individual, como hasta ahora, mientras que la de la Cámara propone cuatro, y reduce el tipo máximo al 38, 5% frente al 39,6% actual. Asimismo, la propuesta del Senado suprime totalmente las deducciones de impuestos locales y estatales, mientras que el plan de la Cámara permite una deducción de hasta 10.000 dólares.
Por otro lado, el plan del Senado mantiene en un millón de dólares el techo de la deducción de intereses hipotecarios coma a la que se acogen millones de propietarios de viviendas, frente a los 500.000 dólares que propone la Cámara. Si hay acuerdo en aumentar las deducciones fiscales por hijo de 1.000 a 1.600 dólares, algo que en parte responde a la reclamación de Ivanka Trump que defiende la necesidad de un aumento.
Los republicanos, qué son mayoría tanto en la Cámara de Representantes como en el senado, están de acuerdo en bajar los impuestos, pero ello supondría un aumento del déficit presupuestario de 1,5 billones de dólares en los próximos diez años, a lo cual se oponen muchos de ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.