La vergüenza del mundo: 40.000 refugiados detenidos en Libia

ACNUR pide a Europa flexibilidad.
En una rueda de prensa después de la reunión del grupo de trabajo puesto en marcha entre la Unión Europea (UE), la ONU y la Unión Africana, para acelerar las repatriaciones de inmigrantes y refugiados de Libia, Voler Türk, asistente de ACNUR, ha reclamado a los países de la UE mayor flexibilidad para ayudar en la acogida de más de 40.000 refugiados en Libia. “Muchos están en detención en condiciones extremadamente precarias. Resulta absolutamente crucial que encontremos maneras de llevarles a un lugar seguro”, ha advertido.
Recordando que ya lograron evacuar a 25 refugiados mediante el “mecanismo de evacuación en tránsito” aceptado por Níger, que ha creado en su territorio para sacar a aquellos “con necesidades de protección internacional y que son refugiados”, y esperan poder evacuar a otras 74 personas con el apoyo de la UE, la Unión Africana y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). “Necesitamos la solidaridad de Europa para ayudar a Níger, que va a acoger a esta gente. Tenemos que encontrar una solución de reubicación a un tercer país para ellos”, ha reclamado, además de pedir a los europeos que sean “lo más flexible posible porque es una situación excepcional” -en referencia a Libia- “que requiere medidas excepcionales”, y ha recordado que más de un millón de personas necesita ayuda humanitaria en Libia.






Más repatriaciones e inyección económica
ACNUR prevé evaluar a 1.300 personas antes de 2018. Hace nueve días, 3.100 inmigrantes fueron repatriados de forma voluntaria de Libia a sus paises de origen y van 16.561 los devueltos. Antes de febrero también lo serán otros 15.000 a través de la OIM.
Por su parte, Federica Mogherini, Alta Representante de Política Exterior y Seguridad Común de la UE, ha anunciado una inyección de 100 millones de euros para apoyar las acciones de ACNUR y la OIM en Libia, de forma que se cubrirán vuelos de repatriación y ayuda a su reintegración.
Amira El Fadil, comisaria de Asuntos Sociales de la Comisión de la Unión Africana, ha asegurado que “hay más de 700.000 inmigrantes ilegales en Libia. Es un problema grande. Necesitamos la cooperación de todos y un esfuerzo colectivo”, señalando que los países africanos están colaborando para dar acceso a los centros de detención libios y, así, identificar a sus ciudadanos para repatriarlos a sus países de origen, y también se colabora con los países vecinos de Libia para que garanticen los permisos de vuelo.
Para repatriar a los 15.000 inmigrantes adicionales en las próximas semanas, William Swing, director general de la OIM, presentó un plan operativo en la reunión, pero todavía se está pendiente de la disponibilidad de más aviones, agradeciendo el apoyo de la UE para financiar estas operaciones: “Alcanzaremos la cifra de los 15.000, según este plan, en las próximas semanas”, con el objetivo, no solo de “traerles a casa”, sino de “ayudarles a integrarse en sociedad con dignidad”, ha afirmado.
Para apoyar a los inmigrantes a lo largo de las rutas, Swing repetirá el modelo de la estación de paso puesto en marcha en Níger, ahora “de Senegal a Camerún”. “No para devolverles, sino para intentar salvar vidas”, advirtiéndoles de “los peligros de poner sus vidas en manos de traficantes” y ofreciéndoles “oportunidades de volver a casa con dignidad”, así como que aquellos que necesiten “protección real” sean atendidos por ACNUR.
Asimismo, ha explicado que siguen intentando convencer a las autoridades libias para que los centros de detención sean abiertos, pero entretanto tratar de mejorar la situación, facilitando kits de higiene y alimentos y separando a mujeres y hombres. “Los inmigrantes no deben ser detenidos. No han hecho nada malo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *