Disney compra parte de la Fox

Por 52.400 millones de dólares se hace con sus estudios de cine y de televisión.
Mientras que los Murdoch, propietarios de Twenty-First Century Fox, se van a centrar en el contenido en directo, Walt Disney se hace con una inmensa librería de contenido de la compañía, su red de distribución internacional y canales de televisión, además de conseguir un mayor control sobre Hulu, la NBC y Time Warner. La operación se materializará mediante intercambio de acciones, una fórmula que también se empleó en la compra de los estudios Pixar, Marvel y Lucasfilm. Por su parte, los accionistas de Fox se hacen con el 25% del capital de Disney, y los Murdoch, así, tendrán el 5% de la mayor compañía de entretenimiento del mundo, sacándole el máximo rendimiento posible a un activo que pierde valor, a la vez que Disney acelerar su transición al streaming.
El consejero delegado de Disney, Robert Iger, ha explicado que su compañía asume la responsabilidad de llevar este negocio en el futuro, ante la creciente demanda de los consumidores de acceder a un contenido rico y una experiencia diversa. También, así, gana activos para enfrentarse a Amazon, Netflix, Google y Facebook, nuevos creadores y distribuidores de contenido audiovisual, así como para posicionarse y negociar mejores contratos publicitarios después de la fusión de AT&T y Time Warner o la compra de AOL y Yahoo por parte de Verizon.






Los Simpson serán Disney
Después de comprar Marvel Entertainment hace ocho años, Disney no podía explotar personajes como Deadpool y Wolverine, porque Fox mantuvo los derechos para producir películas bajo las franquicias de X-Men, Fantastic Four y Avatar, derechos con los que se hace ahora, incluidos los Simpson.
Disney quiere tener acceso directo al consumidor. Además de los canales FX, National Geographic, Star, en la India, y la participación de un 39% en Sky, se incluye Endemol Shine y los derechos de eventos deportivos en Europa y América Latina.
La competencia en el mundo del entretenimiento es feroz, más aún en la retransmisión de eventos deportivos en directo, por cuyos derechos compiten Google, Amazon, Facebook, Twitter y Verizon, algo que está reduciendo progresivamente los rendimientos de Fox, semejante a lo que le sucede a Disney, que ve cómo desciende el número de abonados al cable en Estados Unidos, por lo que ha anunciado que su servicio streaming empezará a funcionar en 2019, con una suscripción más barata que la de Netflix. Con la compra, duplica su participación en Hulu, con lo cual podrá combinar películas, series y contenido deportivo con los de Fox.
De este modo, también, dispondrá de más recursos para combatir a los parques temáticos de Universal: la nueva atracción protagonizada por Harry Potter hace que la gente viaje a Florida no solo para visitar Disney.
Ahora hay que esperar al dictamen de los reguladores de la competencia, que acaban de bloquear la fusión AT&T y Time Warner. La operación es monumental y el riesgo de bloqueo por el regulador, alto, porque Disney es dominante en el negocio del entretenimiento. Tal es así, que Robert Iger ha extendido su contrato como consejero delegado de Walt Disney hasta final de 2021 para poder culminar el proceso de integración, que llevará entre un año y año y medio.
En cuanto a Twenty-First Century Fox, uno de los hijos de Rupert Murdoch, James, sería el encargado de controlar la integración en Disney, mientras su hermano Lachlan quedaría al frente de los activos de una nueva Fox, en una compañía aparte, y que podría volver a unir al negocio editorial NewsCorp, propietaria, a través de su división Down Jones & Company, de Wall Street Journal, volviendo a las raíces. Rupert Murdoch, de 86 años, creó News Corporation de un periódico que heredó de su padre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *