La ultraderecha vicepreside ya el Congreso de los Diputados

La ultraderecha vicepreside ya el Congreso de los Diputados

A pesar del intento del PSOE y Unidas Podemos de aplicar un cordón sanitario a la ultraderecha, Vox ha conseguido entrar en la Mesa del Congreso de los Diputados y se ha hecho con una vicepresidencia. La pertinaz obcecación del PP en no apoyar la iniciativa socialista está detrás de que haya sido posible.

Todo el mundo menos los populares estuvieron de acuerdo y se pergeñaron todo tipo de alianzas con el objetivo, entre otros, que el partido de Santiago Abascal tuviera representación en el órgano de gobierno de la Cámara Baja.

Los socialistas habían ofrecido a Pablo Casado tres puestos para el PP y uno para Ciudadanos a cambio de aplicar el veto a Vox. Antes, los populares habían ofrecido dejar a la extrema derecha fuera de la mesa, pero no era una propuesta aceptable porque implicaba perder la vicepresidencia primera a favor del PP.

Casado también había intentado repartirse los cuatro asiento en principio previstos para la derecha dividiéndolos entre el PP, la formación naranja y la de ultraderecha. Tampoco prosperó y al final los populares se votaron a sí mismos y eso llevó que Vox lograra la vicepresidencia cuarta, que recayó en Ignacio Gil Lázaro.

Al final, el reparto de cargos quedó como sigue: para Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (PSOE), la vicepresidencia primera (108 votos); para Ana Pastor (PP), la vicepresidencia segunda (101); para Gloria Elizo (Unidas Podemos), la vicepresidencia tercera (77); y para Gil Lázaro (Vox), la vicepresidencia cuarta (52 votos, los de su partido).

La secretaría primera recayó en Gerardo Pisarello Prados (En Comú Podem, 91 votos); para Sofía Hernanz Costa (PSOE, 87), la segunda; para Javier Sánchez Serna (Unidas Podemos, 60), la tercera; y para Adolfo Suárez Illana (PP, 58, el mínimo necesario), la cuarta.

En esta sesión constituyente de las Cortes se elegía también a quién presidiría la Mesa del Congreso y Maritxell Batet, como era de esperar, revalida en el cargo, después de vencer en segunda votación, con 166 votos, a la popular Pastor, que logró 140.

Batet, en su primera intervención en esta XIV Legislatura pronunció un discurso conciliador e instando siempre al diálogo, con citas que fueron desde Fernando de los Ríos hasta El Quijote. “Prudencia, respeto y diálogo” fueron el eje sobre el que giró su alocución.

“Resulta asombroso que, después de lo vivido y padecido, todavía hoy sean actuales las palabras que Fernando de los Ríos pronunciara aquí mismo al comienzo de la década de los treinta del siglo pasado al afirmar que en España, lo verdaderamente revolucionario es el respeto”, insistió.

“Nos conviene a todos saber quien habla desde la tribuna de oradores, pero sobre todo le conviene saberlo al que habla. No es prudente encumbrarse demasiado, no solo por decoro, sino porque a ciertas alturas falta el oxígeno y, sin oxígeno, falla el razonamiento”, actualizando así las palabras del Caballero de la triste figura.

Y el diálogo: “Hoy, en el Congreso con más agrupaciones políticas de nuestra historia democrática, puede parecernos que nuestra fragmentación y la disparidad de nuestras posiciones harán estéril cualquier diálogo. Pero quien eso crea hará bien en pensar que el diálogo es en la política lo que el trabajo de investigación básica es en la ciencia”.

Contrastan las declaraciones de unos y otros al término de las votaciones y ya conociéndose los resultados. Mientras que el PSOE responsabiliza al PP de impedir el cordón sanitario a Vox, los populares devuelven la pelota y van más allá: “La división del centro y la derecha es el salvavidas de Sánchez”, sentenciaba Casado en Twitter.

Antes, rechazaban la oferta de los socialistas argumentando que consideran constitucionalista al partido de ultraderecha. De traca. Es más, intentó pactar para repartirse los asientos de derecha entre ellos, Cs y Vox, algo que los de Abascal rechazaron y luego cumplieron la amenaza de votar solo a sus candidatos.

Por su lado, Inés Arrimadas, la nueva líder de la formación naranja, cargaba contra la ultraderecha y los socialistas en Twitter: “El PSOE ha preferido que esté Vox en la Mesa del Congreso a Cs; y Vox ha preferido que esté Podemos a Cs. Esa es la realidad. El resultado: en vez de José María Espejo, que luchó desde la Mesa del Parlament contra el golpe de Estado, estará Pisarello, la mano derecha de Colau”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.