La sucesión de Merkel ya tiene candidatos

La sucesión de Merkel ya tiene candidatos

De momento, tres ya se postulan abiertamente.
Después de que Angela Merkel, canciller alemana, anunciara el pasado lunes su intención de no presentarse a la reelección en diciembre en el partido en el que lo ha sido todo, se abre la carrera para su sucesión y tres aspirantes ya se han postulado abiertamente para ocupar su puesto. Otros pesos pesados podrían seguir a Annegret Kramp-Karrenbauer, Friedrich Merz y Jens Spahn.

“Siempre quise y siempre me propuse ejercer mis cargos con dignidad y también dejarlos algún día con dignidad”, dijo la líder de la Unión Cristiano Demócrata, CDU, cuando comunicó sus intenciones de retirarse de la política al finalizar su actual mandato al frente del gobierno alemán en 2021.

Annegret Kramp-Karrenbauer, de 56 años y actual secretaria general de la CDU, se la conoce como una mujer sobria, no propensa a hacer grandes gestos y muy capaz de imponer sus ideas. Enfrente tendría a Friedrich Merz, de 62 años, empresario, que lideró el grupo parlamentario conservador durante dos años, cuando fue destituido por Merkel en 2002. Pertenece al ala más a la derecha del partido y hoy sigue teniendo gran peso específico dentro de la formación conservadora. A la terna se une Jens Spahn, de 38 años, ministro de Sanidad y del ala dura de la CDU. Crítico con la canciller, ahora se postula para sucederla.

No sé descarta que aparezcan otros nombres, como Wolfgang Schäuble, ex ministro de Finanzas y actual presidente del Bundestag. También, Armin Laschet, primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, el estado más poblado de Alemania.

La CDU a mostrado históricamente una cohesión ejemplar mientras las políticas migratorias no aparecieron en el panorama socioeconomico alemán, ni es una formación en la que se hayan producido grandes convulsiones en relación al liderazgo.

Helmut Kohl estuvo a la cabeza de este partido conservador durante 25 años y fue canciller alemán 16. Merkel lleva, hasta ahora, 18 años presidiendo la CDU y 13 en la jefatura del Gobierno. Quien sea su sucesor o sucesora se enfrentará a grandes retos, en especial el de reinventarse y volver a mostrar una cara y un talante capaz de doblegar a la ultraderecha emergente, no sólo en Alemania sino en otros países europeos.

La contradicción en la posición de Merkel se encuentra en que criticó duramente, en su día, a Gerhard Schröder, canciller socialdemócrata, cuando dejó de dirigir el SPD casi dos años antes de finalizar su legislatura. “¿Cómo va a poder dirigir un país si no puede ni dirigir a los miembros de su propia formación?”, dijo entonces desde la oposición. A Merkel le quedan 35 meses para que termine su mandato, si no se rompe antes la coalición de gobierno y se convocan elecciones anticipadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.